Inaugura El Ballet Nacional de Cuba curso académico 2019-2020 en el ISA

Fotos: Leysis Quesada

El Ballet Nacional de Cuba (BNC), Patrimonio Cultural de la Nación, que jerarquiza la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, miembro de honor del Consejo Internacional de la Danza, inaugurará el curso escolar de la Universidad de las Artes (ISA), el 2 de septiembre, a las 8 y 30 pm.

Para esta ocasión especial, la emblemática compañía, tan cubana como universal presenta el segundo acto de Giselle, con coreografía de la eximia ballerina, sobre la original de los maestros Jean Coralli y Jules Perrot, libreto de los escritores Théophile Gautier, Vernoy de Saint-Georges y el propio Coralli, quienes se inspiraron en una leyenda popular germánica recogida por Heinrich Heine, música del maestro Adolphe Adam y diseños de Salvador Fernández.

La protagonista esa perla del ballet romántico de todas las épocas y todos los tiempos es la primera bailarina Viengsay Valdés, subdirectora artística del BNC, así como otras figuras insignia de una de las mejores agrupaciones danzarias del orbe: Rafael Quenedit, Ernesto Díaz y Claudia García, secundados por solistas e integrantes del cuerpo de baile, cuya excelencia artístico-profesional los identifica en cualquier escenario nacional o foráneo.

En el repertorio clásico del BNC, Giselle posee una gran relevancia, no sólo en lo relacionado con los valores intrínsecos y extrínsecos que posee, sino también porque con esa obra y con Alicia Alonso, su intérprete única e irrepetible, la mayor isla de las Antillas trascendió —por primera vez— en el contexto internacional de la danza.

El estreno mundial de Giselle se efectuó el 28 de junio de 1841, en la Opera de París. La versión coreográfica de Giselle —resultado de la inagotable creatividad de Alicia— ha sido incorporada al repertorio de prestigiosas compañías danzarias internacionales. Entre ellas el Teatro Colón, de Buenos Aires, República de Argentina, en 1958; el Teatro Griego, de Los Angeles, California, Estados Unidos, en 1958; el Ballet de la Ópera de París, de Francia, en 1972; el Ballet del Teatro de Bellas Artes, de México, en 1976; el Ballet de la Ópera del Estado de Viena, Austria, en 1980; el Ballet del Teatro San Carlo, Nápoles, Italia, en 1981; y el Ballet del Teatro Nacional Eslovaco, en 1989. En 1966, Alicia Alonso recibió el Grand Prix de la Ville de París, en el IV Festival Internacional de la Danza, celebrado en el Teatro de los Campos Elíseos, por la versión insular de esa obra paradigmática del ballet a escala mundial.

Please follow and like us:

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + Trece =