10 de Octubre para Cuba. Guillermo Alvarado.

10 de Octubre, fecha que impactó en la región

Cuando el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, liberó el 10 de Octubre de 1868 a sus esclavos y alzó en armas a los cubanos para iniciar la lucha por la independencia, ya la casi totalidad de países en América Latina y El Caribe habían roto el yugo español y en muchos de ellos existían gobiernos que profesaban ideas liberales, lo más avanzado del pensamiento en esa época.

Además, desde Madrid se habían organizado numerosas tropelías para tratar de recuperar sus colonias perdidas, entre ellas el bloqueo del puerto mexicano de Veracrúz por la armada española y la llamada guerra hispano-sudamericana, de 1862 a 1866, cuyo propósito era apoderarse de nuevo de Chile, Perú, Ecuador y Bolivia y establecer su dominio en el Pacífico.

Por eso, el grito independentista de Céspedes en La Demajagua resonó
en todo el continente y levantó una oleada de simpatía y admiración.

Ocurrió entonces lo que sin duda fue la primera gran manifestación de solidaridad de los pueblos hacia la lucha de Cuba por la libertad, acto que no se quedó nada más en las declaraciones, sino que llegó a hechos concretos.

De acuerdo con el historiador cubano Sergio Guerra Vilaboy, en abril de 1869 el presidente de Chile, Joaquín Pérez, otorgó a los seguidores de Céspedes los derechos de beligerantes y poco después, en junio, el gobierno de Perú fue más allá y proclamó un decreto cuyo artículo primero declaraba que “reconoce como beligerante al partido político que lucha por la libertad de Cuba. Los ciudadanos, los buques y demás propiedades de Cuba que sirvan a la causa de la independencia serán reputados como amigos del Perú”.

En agosto en Lima se emitió otro decreto donde se reconocía la independencia de Cuba y al gobierno republicano establecido en ella. De esta manera el país sudamericano fue el primero que oficialmente admitió la soberanía de la nación caribeña.

Ese mismo año el gobernante de Bolivia, Mariano Melgarejo, reconoció la beligerancia cubana y a las autoridades establecidas aquí. Benito Juárez, una vez terminada la sangrienta guerra contra la ocupación francesa, reconoció a los insurrectos cubanos y decretó que en todos los puertos del país serían recibidos los barcos que portasen la bandera de Cuba.

Justo Rufino Barrios, líder de la revolución liberal que triunfó en Guatemala en 1871, decretó el 6 de abril de 1875 que “Que la República de Guatemala reconoce a la República Cubana, como nación libre, soberana e independiente.” En consecuencia anunció que se abrirían y cultivarían relaciones oficiales.

En Guatemala encontraron trabajo, cariño y cobijo insignes patriotas cubanos, encabezados por José Martí, José Joaquín Palma y José María Izaguirre, que dejaron profunda huella en la nación centroamericana.

Otras muestras valiosas de solidaridad con la República de Cuba en Armas vinieron del pueblo de Colombia, de donde partieron dos expediciones con hombres para incorporarse a la guerra contra España.

Venezuela hizo otro tanto y entre los combatientes de la Patria de Bolívar estuvieron el Mayor General Manuel María Garrido Páez, su hijo Manuel Garrido Flores y José María Aurrecoechea Irigoyen. Estos últimos alcanzarían el grado de General en el Ejército Libertador.

Con las excepciones de Estados Unidos, que mostrando su garra imperialista se sumó al bando español, y Argentina, gobernada por una administración conservadora, todos los demás países y pueblos de la región manifestaron de una manera u otra el reconocimiento y solidaridad con la lucha de Cuba por su libertad, que vendría a consumarse casi un siglo después, el 1 de Enero de 1959 y que sigue recibiendo el cariño y apoyo de sus hermanos latinoamericanos y caribeños.  Es, pues, una fecha gloriosa, no sólo de una nación, sino de todo un continente que, como sentenció Martí, debe andar en puño apretado, como la plata en el corazón de los Andes.  

Please follow and like us:

Publicado Por: Guillermo Alvarado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =