Agradecido tributo al gigante

Comentario

Especiales

«No nací revolucionario, pero rebelde sí», diría una vez, y su historial, recordado varias veces en los diálogos con amigos entrañables, ofrece anécdotas deliciosas del hombre grande que resultó toda su vida Fidel, como en sus días de niño, hijo de las circunstancias.

«…porque el hombre no es totalmente dueño de su destino. El hombre también es hijo de las circunstancias, de las dificultades, de la lucha… Los problemas lo van labrando como un torno labra un pedazo de material. El hombre no nace revolucionario, me atrevo a decir. Yo me convertí en revolucionario».

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − 6 =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE