Antonio Borrego y el Che: una profunda amistad

Comentario

Especiales Noticias Video
antonio Borrego con la presidencia de la Asmablea de la ANEC en La Habana. Foto Yirian García de la Torre.

El 21 de julio de 1966 el Che volvía secretamente a Cuba, donde se reunió con Fidel Castro, Aleida su esposa, Orlando Borrego y el grupo de guerrilleros que lo acompañaría a Bolivia. El 2 de noviembre, sin revelar su identidad, vio por última vez a sus hijos, con excepción de Hildita, la mayor, debido a que podría reconocerlo.

Es en ese momento que el Che recibe de regalo de Celia Sánchez Manduley la camarita que le acompañaría luego, pues ella conocía su aficción por la fotografía, por historiar los momentos que veía o le rodeaban en su extenso bregar «con la adarga al brazo», como un Quijote* de nuevos tiempos, nuevos sueños, nuevos caminos y nuevos molinos no tan imaginarios como los creados por el Manco de Lepanto*.

Relacionadas

Deconstrucción de una imagen: Lennon y el Che Guevara juntos… ¿imposible?

*Don Quijote de La Mancha

*Miguel de Cervantes y Saavedra

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + seis =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE