Celia vive en el corazón del pueblo cubano

Comentario

Especiales Fotografías

Hace 39 pasaba a la inmortalidad quien fuera calificada como la Madrina de la Revolución: Celia Sánchez Manduley.

Sobre Celia se han escrito poemas, se han contado anécdotas, se han escenificados dramatizaciones, siempre para resaltar su importancia en el proceso revolucionario.


Fue catalogada por Armando Hart como la más hermosa y autóctona flor de la Revolución. Símbolo de la entereza y la ternura de la mujer cubana.


El pueblo cubana guarda de ella un recuerdo siempre asociado con su sonrisa franca, su calidez, su disposición, su rectitud y dulzura, su solidaridad, su franqueza.

La voz cálida, el detalle y la acción en silencio; guardia­na celosa de las personas y las cosas más preciadas de la Re­volución, patriota de raíz, espí­ritu abierto cuya sensibilidad exquisita le permitía tocar con tino el corazón de sus semejan­tes, bastaba que ella se lo propusiera o los otros desearan su amistad revolucionaria.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

RSS
Facebook
Facebook
GOOGLE
YOUTUBE