Cinismo criminal

Comentario

Este mundo nuestro

Suponiendo que la caída del sistema eléctrico venezolano haya provocado un número específico de muertes entre personas enfermas, la culpa será de quien provocó esa situación. Atribuir al gobierno de Nicolás Maduro el hecho por descuidar las centrales, es una excusa débil que hasta varios medios periodísticos norteamericanos cuestionan.

En la última conferencia de prensa dada por el genocida Elliot Abrams le dijeron: “Usted dijo que Estados Unidos no tiene nada que ver con la causa inmediata de esta interrupción eléctrica, ¿pero es posible que las sanciones puedan haber exacerbado la situación y ser una causa indirecta de lo que ocurrió? ¿Tienen otros recursos en su arsenal, además de las sanciones? Si no funcionan, ¿por qué Maduro sigue en el poder?“

La respuesta del dirigente estadounidense fue absurda.  Dijo que estaban trabajando con la Asamblea Nacional, órgano que carece de mandato descalificado por el Tribunal Superior de Justicia que lo decretó en desacato, y con el autoproclamado dando órdenes que nadie escucha pero procura una intervención foránea lo antes posible. Solo así, parece, va a lograr autoridad, si antes no lo suprimen del catálogo.

Abrams textualmente dijo: “Las sanciones son muy útiles para que las personas del régimen y otros venezolanos entiendan que están en una situación que no puede terminar bien”. O sea, si no accedes a lo que exijo te castigamos cada vez más. ¿Con qué derecho se impone y agrede desde fuera a un pueblo?

Pese a su cinismo, uno de los informadores le espetó:  “¿le ha decepcionado que las fuerzas militares sigan estando junto al Sr. Maduro? (…) no nos disculpamos por las sanciones”, agregó Abrams ignorando el efecto letal que tienen esos injustificados castigos sobre las personas.

En cuanto al atentado, la revista Forbes estimó que “Las operaciones cibernéticas a distancia rara vez demandan presencia significativa en el terreno, convirtiéndolas en procedimientos de influencia ideales que no son detectables”. El medio no descarta un cyber-ataque para explicar el gigantesco corte de electricidad que, según los expertos que consultaron “hace relativamente sencillo borrar todo rastro de intervención extranjera”.

Esa sería la parte exterior del asunto, pero todo indica que hubo cómplices o autores directos de una parte del sabotaje, pues la quema de instalaciones de generación se asocia a cuanto se pudo hacer a distancia con hackers experimentados, pero, además, la captura de dos individuos, sorprendidos cuando trataban de cometer un nuevo daño contra la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, así lo certifica.

Difícilmente nadie emprenda por su cuenta actos de esa naturaleza que afectan a un país entero, sin contar con órdenes de alguien o mediando un pago, como el hecho a  los guarimberos que incendiaron un camión “humanitario” de la parte colombiana del puente con Venezuela. Hasta el diario New York Times reveló un video mostrando los hechos de forma precisa.

Dados elementos suficientemente claros de lo ocurrido y en curso, al salvajismo no se le puede llamar política y cada vez resulta más evidente y censurable  es ejecutado por quienes se dicen adalides del diablo sabe qué.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + Once =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE