Colaboración médica cubana en Nicaragua, humanismo y desinterés

Para el doctor Jorge Arner, jefe de la Brigada Médica Cubana en Nicaragua, la cooperación internacionalista en el sector fue una de las tantas ideas fantásticas del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, convertida en una historia de amor y altruismo. Recuerda que desde el triunfo mismo de la Revolución cubana en enero de 1959, los galenos de la isla comenzaron a brindar ayuda a otros países.

Cuba inició este tipo de cooperación en mayo de 1963, cuando una misión médica arribó a Argelia con ese propósito, y ‘desde entonces se cuentan por decenas las naciones donde nuestro personal de la salud ha prestado servicios’, dijo Arner a Prensa Latina.

Nosotros, aclaró el especialista natural de Guantánamo -la provincia más oriental de Cuba-, somos galenos formados bajo el principio de la práctica de una medicina con marcado carácter humano, solidaria, desinteresada y que además no distingue entre pacientes más allá de la condición médica.

‘Son elementos que la Revolución y su líder histórico Fidel Castro nos inculcaron como principios para ejercer la profesión, los humanos y el internacionalismo’, afirmó Arner, especialista en Medicina General Integral (MGI).

Partiendo de esos principios sobre los que Cuba basa sus relaciones con el resto de los países, continuó, hemos ofrecido nuestra ayuda a otras naciones, siempre de forma desinteresada.

De esa forma, recuerda, surgieron las misiones médicas, proyecto que creció y hoy es toda una historia de altruismo y humanismo que algunos se empeñan en opacar.

En 56 años de colaboración médica practicada por la isla con el resto del mundo, más de mil 855 millones de pacientes fueron atendidos, más de 348 millones de intervenciones quirúrgicas practicadas, y más de 400 mil especialistas del sector han prestado sus servicios en otras tierras.

Sin embargo la labor de Cuba en ese campo es blanco constante de ataques por parte de quienes tras intereses políticos no tienen miramientos con afectar una labor tan humana y necesaria.

Las campañas contra los 30 mil profesionales de la salud de la isla que laboran hoy en 65 países son constantes y distorsionan la verdadera naturaleza de nuestro trabajo, alertó el doctor Arner.

‘Estados Unidos de manera malintencionada intenta denigrar el trabajo de las brigadas médicas cubanas, algo que va más allá de su entendimiento’, apuntó.

‘Tratan de desacreditar al país y a los galenos cubanos, uno de los regalos más grandes de la isla para la humanidad: disponer de un colectivo de especialistas de la salud preparado para brindar sus servicios en cualquier parte del mundo, sobre todo a los más necesitados y con menos recursos’, destacó.

Sin dudas, reiteró, hay mucha ignorancia por parte de quienes quieren echar por tierra el resultado del trabajo de las brigadas médicas cubanas cuestionando las habilidades de sus integrantes y politizando nuestra labor.

‘La realidad es bien distinta y el mundo sabe la verdadera naturaleza de nuestro trabajo: salvar vidas’, enfatizó el galeno.

‘Los principios éticos son los que marcan nuestro quehacer como profesionales, atendemos pacientes, no clientes, y no importa cuán delicado sea el estado de salud, lo apostamos todo por la atención esmerada y eficiente, en eso empeñamos amor y capacidad científica’, sostuvo el especialista guantanamero.

La labor internacionalista de los médicos cubanos es reconocida por las organizaciones Mundial de la Salud y Panamericana de la Salud, también por otras instancias internacionales.

‘Reconocen no solo los resultados al tratamiento directo con el paciente, también el empeño para que otras naciones más pobres o en situaciones desastre exhiban positivos indicadores de salud’, advirtió Arner.

En cada país por los que han pasado los colaboradores cubanos de la salud, la profesionalidad ha primado en su desempeño, de igual forma el respeto a las leyes y a las culturas de cada lugar.

‘No faltan ejemplos de nuestra labor, desde terremotos como el de Pakistán hasta la lucha contra el Ébola en África, a eso agreguemos la Misión Milagro y la formación de profesionales de la salud, que alcanzó su máxima expresión con la creación de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM)’, apuntó el galeno.

Solo en Nicaragua, la cooperación médica cubana impulsó la Operación Milagro, que devolvió la vista decenas de miles de personas, y gracias a la ELAM la nación centroamericana cuenta con mil 127 galenos, la mayoría provenientes de familias de pocos recursos.

‘Son muchos los elementos para desmentir la campaña del gobierno de Estados Unidos respecto al trabajo de los médicos cubanos en otras regiones del mundo, labor que parte de una voluntariedad que responde al altruismo que nos caracteriza como profesionales de la salud’ opinó.

Sin embargo, agregó, también atacan a la cooperación médica cubana porque saben que la medicina es uno de los pilares de nuestra Revolución, uno de sus logros más importantes.

‘Esto no es más que otro ataque de Estados Unidos a la Revolución cubana; Washington se empeña en estrangularnos por la vía que sea, sin embargo deberían aprender de las lecciones de los últimos 60 años’, concluyó.

Please follow and like us:

Publicado Por: Prensa Latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − quince =