Combustible para tragedias

Comentario

Especiales Este mundo nuestro

La Unión Europea y Canadá unieron fuerzas para rechazar la activación del acápite tercero de la Helms Burton. Un comunicado conjunto en circulación, refiere los riesgos de desatar una “espiral innecesaria de acciones legales”. De hecho, promover demandas contra empresas extranjeras operando en Cuba, provocará un gran atasco en el propio sistema judicial estadounidense, y va a promover reclamos de similar naturaleza del otro lado del Atlántico.

La Unión Europea se dijo dispuesta a defender su potestad a comerciar e invertir  con quienes decidan, incluidala mayor de Las Antillas. El canciller español Josep Borrell, en nombre de su gobierno, recordó lo inadmisible de dictar a otras naciones normas en esas materias, y el Pacto Comunitario también dio a conocer una batería de recursos a usar como antídoto paraneutralizar la Helms Burton.

Ante todo, reactivaríanla denuncia hecha en la OrganizaciónMundial el Comercio, (OMC) en 1996, cuando un patético William Clinton, acosado por el escándalo Mónica Lewiski, firma esa ley. Entre los analistas se maneja que el entonces presidente se proponía algún arreglo con La Habana o, al menos, ciertos acercamientos.

El supuesto se deduce de las declaraciones previasdel ex mandatario elogiando exitosos programas emblemáticos de la Isla. Sería otro demócrata, Barak Obama, quien con o sin tener sintonía con aquél, avanzó insuficientes, pero meritorios pasos, suspendidos por la administración Trump casi desde el inicio de su estancia en la Casa Blanca, sobre todo tras el ingreso a su séquito de matones como Pompeo yBolton.

En sentido inverso, y desde hace días,la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, advirtieron al secretario de estado sobre medidas a emplear provocadas por la agresiva e injerencista disposición. Se les unió la canciller canadiense, Chrystia Freeland, al reiterar que la “aplicación extraterritorial de medidas unilaterales” sobre Cuba “es contraria al derecho internacional” y por ello trabajarán “para proteger los intereses” de sus empresas.

Entre los recursos anunciados está la puesta en marcha de contrademandas en tribunales europeos y canadienses para”prohibir la ejecución o el reconocimiento de sentencias extranjeras basadas” en el susodicho acápite de la Helms-Burton. El Pacto Comunitario se dijo dispuesto incluso a demandar y hasta proceder a la expropiación de firmas norteamericanas radicadas en territorio del viejo continente, si lesionaban las suyas.

Europa, en general,  sufre y está amenazada por los arbitrarios aranceles de la administración Trump y la fuerte disputa por las subvenciones en la esfera aeronáutica, mientras se avizora un aumento del proteccionismo por parte de Washington. El “caso Cuba” parece colmar la copa.

Una guerra comercial o de oro tipo, lamentablemente, no se descartan, dado el irritado escenario actual, el irrespeto despectivo a fieles socios, y la provocación o encendido de tensiones y abusos cuando sobra combustible para tragedias.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE