Coppelia y sus alrededores

En un atardecer caluroso de este agosto caminé por La Rampa capitalina. Es uno de los sitios preferidos por los habaneros y visitantes. Andar cuesta arriba o cuesta abajo me agrada.

23 es una de las calles más concurridas de La Habana, tanto de día como denoche. En su entorno encuentras el Pabellón Cuba, un centro recreativo de gran valor cultural.

De paso por los alrededores del Instituto Cubano de Radio y Televisión, ello me trae gratos recuerdos, pues tras iniciarme en el periodismo en Juventud Rebelde en 1970, el Icrt me abrió sus puertas y aún estoy vinculado a este medio.

La Rampa habanera es muy conocida en Cuba y el resto del mundo. Muchos foráneos se regodean con sus paseos por estos contornos. La esquina de 23 y L es la más visitada, sobre todo en las noches y fines de semana.

Mucho público se reúne ahí para conversar, asistir el cine Yara o degustar de sabrosos helados en Coppelia. Al andar cerca de la famosa heladería, la curiosidad me tentó y tomé varias fotos del lugar.

Esa tarde-noche fue diferente. Me acerqué a Coppelia y la vi más hermosa que nunca, llena de luces y árboles. Y gran cantidad de personas en las colas para entrar a sus renovadas áreas.

En el jardín hacia la esquina de 23 y L han colocado una enorme pantalla, donde los transeúntes pueden observar pasajes sobre la capital, centros culturales y promociones de actividades de verano, entre otras.

Pero lo más impresionante es que en la pantalla gigante uno puede apreciar el conteo regresivo de los días, horas, minutos y segundos que faltan para el cumpleaños 500 de la fundación de San Cristóbal de La Habana.

La llamada zona de Coppelia con su wifi le da un toque de distinción al entorno. Movimiento de gente, entran y salen de la heladería y caminan por La Rampa, se recrean, cada cual a su manera. Otros se van hasta el Malecón a disfrutar del suave golpetear de las pequeñas olas en los arrecifes.

Sentarse en su muro centenario y sentir en la mejilla la suave caricia del viento o contemplar el mar azul en el crepúsculo misterioso de una ciudad que se ve más moderna y llena de vida a medio milenio de ser fundada, es parte de los habaneros.

En ese interesante lugar por estos días hay un bullicio poco usual. Viernes, sábado y domingo habrá carnavales: mucha música, carrozas, comparsas y los gustados muñecones para  chicos y grandes.

Pero hay más: el próximo fin de semana continuarán estos festejos. Así está La Habana en su parte más moderna, una ciudad que palpita y se convierte en la más concurrida de este verano; esta es una zona muy apropiada para recrearse y divertirse de lo lindo.

Please follow and like us:

Publicado Por: Adrián González

Graduado de la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana, director de programas de radio, editor y periodista de la redacción digital de la emisora Radio Progreso, la Onda de la Alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 13 =