Crea expectativas inicio del nuevo curso escolar en Santiago de Cuba

Con la garantía de una educación gratuita, inclusiva y de calidad, y grandes expectativas, estudiantes y profesores santiagueros darán vida a las aulas desde este 2 de septiembre para convertir el curso escolar 2019-2020 en una nueva victoria de la Patria.

Pese a la difícil coyuntura económica y el recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, se reconoce el esfuerzo del Estado para los aseguramientos del sector, con la certeza de que no habrá alumnos sin maestro ni escuelas cerradas, porque como la niña de los ojos se cuida una de las principales conquistas de la Revolución.

Algunos datos ilustran lo que será este periodo lectivo en la provincia de Santiago de Cuba, donde la matrícula asciende a 178 mil 918 alumnos, funcionarán mil 209 escuelas en las diferentes enseñanzas y unos mil 289 jóvenes graduados de 12 y 9no grados comenzarán su formación en la Universidad y escuelas pedagógicas.

Con muchos centros remozados, la base material de estudios asegurada, casi completa cobertura docente y maestros mejor preparados para cumplir la profecía del célebre educador cubano del siglo XIX, José de la Luz y Caballero: “Enseñar puede cualquiera, educar solo quien sea un evangelio vivo”, todo está listo para la marcha eficiente del proceso docente-educativo.

Yelina Portuondo Hernández, quien comenzará el quinto grado en un centro modelo como el seminternado Abel Santamaría, de El Caney, siente gran alegría por volver al aula “para aprender mucho y porque tuve notas excelentes en cuarto grado y me esforzaré para ser mejor todavía este curso”.

Yesline Céspedes Laserra que concluyó el sexto grado y pertenecía a un área deportiva en el Centro Urbano Abel Santamaría está feliz, pues logró su aspiración de incorporarse a la EIDE capitán Orestes Acosta, “ya que mi deseo es ser una buena deportista y darle glorias a Cuba”.

Sus madres, la economista Yelena y la ama de casa Niurka, respectivamente, coinciden en expresar la satisfacción y tranquilidad que las anima, teniendo en cuenta que sus hijas estudian en Cuba, donde tienen todas las oportunidades y no existe el peligro de las drogas ni los tiroteos en las escuelas.

Los jóvenes que ingresan a la Educación Superior también tienen grandes expectativas, por ejemplo Jorge Machado Thaureaux, que estudiará ingeniería mecánica en la Universidad de Oriente, refiere que espera formarse como un buen profesional y buen patriota para servir al desarrollo de su nación.

Reincorporada para dar clases en secundaria básica, la profesora de Geografía Mariela Guerra dice que está muy motivada por el incremento salarial al sector presupuestado pero, sobre todo, para dedicarse a fondo e influir en una mejor preparación de los alumnos en conocimientos y en valores.

La experiencia de la escuela cubana ratifica que no existe mejor legado para los hijos, ni recompensa más gratificante para padres, madres y maestros que pertrechar a las nuevas generaciones de conocimientos, junto a arraigados sentimientos patrióticos, de solidaridad, honradez, honestidad y respeto.

Ese es un mensaje que no debe perderse de vista en el nuevo curso escolar, a tono con la convocatoria hecha por el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel, el 26 de Julio en Granma, de trabajar por fomentar la decencia, el civismo, la solidaridad y el respeto, empeño en el que los educadores son vitales.

Please follow and like us:

Publicado Por: ACN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =