España y Portugal clasifican a octavos en un mar de agonías

Comentario

Deportes
Las aguas turbulentas del Mar de la Agonía, en Rusia, casi provocan este lunes el naufragio de los poderosos buques de España y Portugal en la Copa del Mundo de fútbol; la historia no quiso sorpresas e Irán hizo las maletas a casa.

Los españoles, campeones mundiales en 2010 y candidatos de fuerza al cetro ahora en la cita del orbe rusa, pasaron las de Caín para lograr un magro empate a dos goles ante Marruecos, un elenco que brilló en el certamen pero que la suerte le dio abiertamente la espalda desde su debut.

Nadie podía imaginarlo. La selección marroquí era, a priori, un trámite desahogado para la Furia Roja, sin embargo se convirtió en un ardiente fuego que casi incendia varios años de trabajo y el sueño de una generación de jugadores españoles que posiblemente esté inmersa en su último Mundial (Andrés Iniesta, Gerard Piqué, Sergio Ramos, entre otros).

Pese al endiablado susto, España logró clasificarse a octavos de final en la primera posición del grupo B, aunque debe agradecerle a Portugal, que también patinó 1-1 contra Irán, e incluso casi pierde y queda eliminada de la Copa si el disparo a bocajarro de Mehdi Taremi hubiera entrado en el minuto 94.

Los lusitanos, vigentes monarcas de Europa, controlaron todo el partido sin sobresaltos, pero en las postrimerías, cuando el reloj asustaba a los fantasmas, Irán apretó el acelerador y logró empatar, de penal, tras beneficiarse de la revisión del videoarbitraje.

Antes del empate, Cristiano Ronaldo, uno de los mejores jugadores del mundo en la última década, había demostrado que es un ser humano al fallar un penal que hubiera significado el 2-0, la sentencia.

Pero el deporte es así. CR7 erró la pena máxima y todas las otras ocasiones que tuvo en el partido, dejando a Portugal a merced del resto de los jugadores, quienes generalmente pasan mucho más trabajo que el crack del Real Madrid para resolver situaciones de alta presión.

Cuando Irán logró empatar el marcador, el rostro de los portugueses cambió radicalmente porque si los persas lograban otro tanto y de paso el triunfo, entonces los lusitanos sacarían pasajes de regreso a Lisboa.

Pero la historia no quiso casualidades y el disparo de Taremi, con todo a favor para tumbar a Portugal del torneo, dio en la parte exterior de la red y las lágrimas comenzaron a brotar en la hinchada iraní presente en el estadio.

Ya los primeros pactos de octavos de final están escritos. España chocará contra Rusia, el anfitrión, mientras Portugal tendrá de adversarios a los dos veces campeones mundiales de Uruguay, líderes invictos y perfectos del grupo A, con balance cinco goles a favor y cero en contra.

Españoles y rusos chocarán el próximo domingo en el moscovita estadio Luzhniki, la joya del Mundial, en tanto portugueses y charrúas rivalizarán un día antes en el Fisht Arena de Sochi.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE