Fidel en el Che

Comentario

Especiales
(L-R) Cuban revolutionary leader Fidel Castro and comrade Che Guevara in a smiling exchange before Castro's triumphant entry into Havana.

Desde aquella carta, ya conocida, “Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando te conocí en casa de María Antonia (…)” (1), se rememora el encuentro,  implicado el compromiso, unidad, estrategia de un sueño por Cuba entretejiendo a la Revolución cubana.

Visionarios, unidos por Cuba, por Latinoamérica, Fue a través de Ñico López que Ernesto (Che) Guevara de la Serna conoce a Fidel Castro Ruz, quién a mediados de 1955 había llegado a México, tras haber salido del presidio en Cuba. Ambos tenían múltiples historias ya, anécdotas, lecturas, estudios y concreciones en cada experiencia vivida, se habían trazado ese camino que los haría participes del recorrido común en ambas direcciones personales.

Revista OCLAE 1967 – 1987 XX Aniversario Foto Yirian García de la Torre

Revista OCLAE 1967 – 1987 XX Aniversario Foto Yirian García de la Torre

La admiración y el respeto del par, fundaron época, – y país -. Sus acciones los colocaron en la responsabilidad política, económica y social de cada circunstancia, asumiendo en su entereza el motivo de reciprocidad para constatar cada tiempo e intercambio de ideas, del riesgo, en el cual se harían conscientes uno de la utilidad del otro.

La oralidad y el respeto como líder de la palabra, ganó para ambos el auditorio, impuso redimensionar la presencia de un país pequeño, de grandes hombres, con la idea clara en principios de una revolución beligerante.

El Che en Fidel Castro. Selección temática 1959 – 1997-foto-Yirian Garcia-de la-Torre

El Che en Fidel Castro. Selección temática 1959 – 1997-foto-Yirian Garcia-de la-Torre

El Che ve una luz en los sueños de Fidel, así lo refleja en su poema “Canto a Fidel”: “Vámonos, / ardiente profeta de la aurora, / por recónditos senderos inalámbricos / a liberar el verde caimán que tanto amas.” / (2), tanto más encabritaba su propia esperanza, sin pedir nada a cambio: “No pienses que puedan menguar nuestra entereza / las decoradas pulgas armadas de regalos; / pedimos un fusil, sus balas y una peña. // Nada más.” (3),

El Che rememora un 24 de agosto de 1964: “(…) Fidel entró primero en el Moncada, (…) bajó primero del Granma, (…) estuvo primero en la Sierra, (…) fue a Playa Girón en un tanque, (…) cuando había una inundación fue allá y hubo hasta pelea porque no lo dejaban entrar. Por eso nuestro pueblo tiene esa confianza tan inmensa en su Comandante en Jefe, porque tiene, como nadie en Cuba, la cualidad de tener todas las autoridades morales posibles para pedir cualquier sacrificio en nombre de la Revolución.” (4) Tal como lidera a las tropas cubanas en Angola, o las múltiples provocaciones, las muchas guerras ante la perfidia del Bloqueo, la Base Naval de Guantánamo…

Muchas más veces en la idea de una Radio Rebelde, en diferentes consultas estratégicas, aunque armonizaban siempre buscaban la opinión del otro, no solo por disciplina, también por amistad, con el respeto de cada quien.

Selección, viñetas y estructura Mercedes Santos Moray. Gaucho de voz pura Foto Yirian García de la Torre

Selección, viñetas y estructura Mercedes Santos Moray. Gaucho de voz pura Foto Yirian García de la Torre

La historia pone al orador en sus propias palabras, aunque no publicó paso a paso, todo lo necesario, el tiempo permitió al líder… escribir o dejar parte no relatada por la acción misma. Salvando las distancias, la literatura palpa.

Eduardo Galeano sobre quien hoy cumple 92 años, refleja a su propio “caballero andante”:

«… sus enemigos no dicen que no fue por posar para la Historia que puso el pecho a las balas cuando vino la invasión, que enfrentó a los huracanes de igual a igual, de huracán a huracán, que sobrevivió a seiscientos treinta y siete atentados, que su contagiosa energía fue decisiva para convertir una colonia en patria y que no fue por hechizo de Mandinga ni por milagro de Dios que esa nueva patria pudo sobrevivir a diez presidentes de los Estados Unidos, que tenían puesta la servilleta para almorzarla con cuchillo y tenedor…»

«…siempre se batió por los perdedores, como aquel famoso colega suyo de los campos de Castilla…»

Quiérase o no, el Che vio en Fidel a ese caballero, sin notar su propia hidalguía… es el bien de Cuba en su memoria en ese otro caballero, Fidel, con la adarga al brazo… como se auto encaminara alguna vez el Che…

Bibliografía

1 Revista OCLAE (1987), 1967 – 1987- XX Aniversario, p. 8.

2 Selección, viñetas y estructura Mercedes Santos Moray. Gaucho de voz pura, p. 36.

3 ibídem 5

4 Compiladoras: Investigadoras del Departamento del Pensamiento de Fidel Castro del Instituto de Historia de Cuba: Aleida Plasencia Moros, Aleida Monal Rodríguez, Dolores Guerra López, Ana Núñez Machín, Amparo Hernández Denis, Yolanda González Plasencia, Ivette García González, El Che en Fidel Castro. Selección temática 1959 – 1997, contraportada.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE