Fidel: profeta de todos los tiempos


Como dice un colega: no hacen falta monumentos, calles, parques, escuelas, centros laborales, científicos u otros con el nombre de Fidel. Porque solo el amor y cariño que sentimos por él es el mayor sentimiento de este pueblo por venerarlo.

Su sagacidad y lucidez, como guía perenne, están presentes en cada obra de esta gran Revolución que inició con el ataque a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, aquel lejano 26 de julio de 1953.

Los cubanos somos privilegiados por haber contado con su sabiduría, la capacidad de observar con luz propia el presente que le tocó vivir y siempre tener la claridad meridiana para predecir el futuro.

Fue profeta de su tiempo. Un hombre de ideales inmortales, el invicto Comandante, el guerrillero que libró las más fieras batallas por conquistar la libertad que hoy disfrutamos.

Para seguir su ejemplo, solo necesitamos comportarnos como verdaderos revolucionarios y pensar como país. El invicto guerrero nos guía por buen camino, nos lleva de la mano por los senderos de un porvenir seguro y feliz para todos.

Fidel no está muerto, está entre nosotros todos los días, lo sentimos, lo vemos, su presencia es real. No porque te hayas ido físicamente a vivir en la eternidad no te tenemos junto a nosotros.

Ningún cubano dejará de sentir vivo a Fidel. Ni tampoco olvidará su ejemplo de hombre honesto, trabajando por el bien de los pobres de la tierra. Un adalid sin descanso, porque aún desaparecido, continúa su obra grande, la obra de todos.

En cada paso seguro de la Revolución hacia un futuro promisorio, Fidel va firme junto a ella para celebrar cada victoria de la Patria Socialista. La grandeza de este gigante no tiene parangón. Es paladín único en el nuevo despertar de los pueblos del Continente y el resto del mundo.

Nos impulsa a pensar como cubanos, convencidos de lo que queremos, el país moderno y desarrollado como lo marca el destino. Es nuestra aspiración y trabajaremos duro para lograrlo. Cuba, gracias a Fidel que este 13 de agosto cumplió 93 años, lo necesita. Lograremos más prosperidad y calidad de vida. Eso no lo puede negar nadie.

Por eso, hoy avanzamos con pasos firmes por los senderos del desarrollo económico hacia un futuro más próspero y sostenible.

Please follow and like us:

Publicado Por: Adrián González

Graduado de la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana, director de programas de radio, editor y periodista de la redacción digital de la emisora Radio Progreso, la Onda de la Alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 9 =