La Administración Trump jamás podrá asfixiar a la familia cubana

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba impacta -como nunca antes- en la cotidianidad de cada familia cubana, en cada sector de la economía, en cada proyecto de desarrollo social en el país, aumentando los desafíos que tiene hoy la familia cubana.

Ciertamente, más allá de las cifras millonarias que han dañado nuestro desarrollo económico, cada cubano tiene su propia vivencia de la hostil política de Washington: el medicamento que nos falta, los materiales escolares, la industria que se detuvo por los equipos que no pudimos comprar, el transporte carente de piezas de repuesto…

Primero fue la injustificada y arbitraria reducción al mínimo de las funciones de su embajada en La Habana, luego la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, el recrudecimiento de la persecución financiera, las absurdas medidas de restricción de los viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba, las multas a empresas que supuestamente violen el ilegal bloqueo, las artimañas para impedir el arribo de combustible al país y generar el malestar en la población cubana.

La ironía del gobernante de la Casa Blanca y sus aliados es vergonzosa. Se desgasta en su desacreditado discurso diciendo que las acciones de su gobierno son para “librar del sufrimiento al pueblo cubano”.

Sin embargo, los efectos son contrarios a sus palabras huecas.

No hay cubano que no sufra los impactos de esta política. El gobierno estadounidense siempre se escudó en la ignorancia, en el desconocimiento, y nunca se preocupó por el sufrimiento del pueblo cubano.

Como expresó recientemente el canciller Bruno Rodríguez Parrilla:

“se puede afirmar categóricamente que medidas que se aplican con tanta saña y la agresividad son inéditas. Es una violación inédita de los principios internacionales. Se anuncian, proclaman y ufanan de los efectos que provocan. No hay disimulo y responsabilizan a Cuba de manera directa por las carencias que provocan”.

El guión establecido por Washington no nos asombra. Siete de cada diez cubanos hemos nacido y crecido bajo los efectos del bloqueo. Y si bien es cierto que como nunca antes, su aplicación va dirigida a asfixiar a la familia cubana, tenemos la certeza de que no lograrán sus objetivos.

Please follow and like us:

Publicado Por: Radio Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 5 =