La campana del ingenio Demajagua sigue sonando

Comentario

Noticias

El repicar de la campana fue el preludio, e inmediatamente, Carlos Manuel de Céspedes, proclamado después como Padre de la Patria, liberó a sus esclavos en el ingenio Demajagua y los invitó a luchar frente al colonialismo español por la libertad de Cuba.

Se despojó de sus bienes por la independencia, y dio a conocer un documento que ha pasado a la historia como Manifiesto del Diez de Octubre, con las razones que asistían a los cubanos a separarse de España.

Grito inmenso el de aquel día de 1868, que marcó el nacimiento de nuestra Revolución, y constituyó motor impulsor para posteriores levantamientos en otros territorios del país.

Por primera vez blancos y negros compartieron ideales y sacrificios, honores y responsabilidades, en un plano de igualdad.

La Revolución invicta

Han transcurrido 149 años desde aquel grito de guerra que cambió la vida e historia de Cuba, el 10 de octubre de 1868, cuando se oyó el canto emocionado del esclavo libre, y Demajagua enardecida, quebrantada.

La decisión de los cubanos fue luchar contra las fieras que antes le arrancaran la piel y estrujaran sus cuerpos en los ingenios, como la caña al ser molida.

Hoy, al volver atrás en el tiempo, no hay dudas, la campana del ingenio Demajagua sigue sonando, pues acompaña a los cubanos en la defensa de sus conquistas, como expresión de la voluntad de un pueblo en aras de perfeccionar lo realizado y en marcha indetenible hacia una sociedad superior. La Revolución iniciada por Céspedes sigue invicta.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)

RSS
Siguenos por Email
Facebook
Facebook