La paja y la viga

Comentario

Este mundo nuestro

Ante un obvio fracaso, desciende el aluvión de noticias sensacionalistas o mentirosas, algo cómplices además, de todo hay, relacionadas con Venezuela y el más reciente ataque perpetrado contra el pueblo bolivariano al sabotear su sistema nacional de suministro eléctrico. Un perjuicio nacional, sobre todo para la gente común.

Importante, no se deje de plantear, cómo una incuestionablemayoría ciudadana se atuvo sanamente a la agresión y no obedeció los salvajes llamamientos a rebelarse contra el gobierno de Nicolás Maduro. Eso dice algo ¿verdad?

Pero es saludable dar una ojeada simple a varios coautores del drama desatado contra la patria de Bolívar y Chávez. El saldo sobre la irresponsabilidad de esos políticos es flagrante. Iván Duque, quien puso a Colombia como plataforma de ataque contra Caracas, no solo acumula tragedias humanas dentro que no atiende, mientras  se coloca al servicio de las malas artes del imperio y, encima, quiere descuartizar el acuerdo de paz con las guerrillas, que puso freno a 60 años de conflicto armado interno y se destina a darle estabilidad a ese pueblo.

La administración de Sebastián Piñera en Chile, o las malas ecuaciones que asume su gobierno, elevaron hasta casi un siete por ciento el paro laboral, entre asuntos que, en algún momento, van a desatar inconveniencias.

En Argentina, Mauricio Macri, de momento en tono algo bajo porque nada positivo puede exhibir, tiene que pedirle permiso al FMI para cualquier transacción y se esperan circunstancias nefastas en el país austral que ya vivió, debido a métodos económicos parecidos, una violenta crisis. Un segundo efecto tango, como se le llamó, sería catastrófico.

El propio gobierno de Estados Unidos, pese a un poder tan grande como su malevolencia, no logra controlar el déficit comercial que aumentó bajo el mandato de Donald Trump, pese al arsenal de coerciones que aplica contra otros países, incluyendo a sus socios europeos. Y sigue pidiendo, de forma trastornada, más dinero para el inútil muro en la frontera con México y, no se olvide, más fondos también para la esfera militar, mientras ¡rebaja las partidas para asistencia social!

El Reino Unido, quizás el primero en apoyar a Trump en su reconocimiento al autoproclamado, entre otros servicios sucios prestados a Washington,  no acaba de dilucidar su conflicto para la salida de la Unión Europea. Esta semana es decisiva en ese proceso. Ya les comentaremos cómo transcurre, pues promete drásticos momentos.

Este panorama,  no incluye otras muchas dificultades y tragedias mundiales, pero basta para plantear una pregunta básica: ¿No sería preferible que cada cual resolvieran sus problemas en lugar de creárselos a otros de forma artificial, casi siempre canallesca? La respuesta que daría Sherlok Holmes la conocemos. Elemental Watson. Elemental.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE