La Patria cubana incendia su primera capital: Bayamo

Comentario

Especiales Noticias
Quema de Bayamo. Foto Internet.

Saberse sin hogar, sin pueblo, sin vecinos, comenzar de cero, huir a la manigua, renunciar a lo mucho o poco que se puede tener; son decisiones nada fáciles de tomar, sin embargo los patriotas cubanos de la Guerra de los Diez Años, los pobladores decidieron incendiar la ciudad de Bayamo.

Quema de Bayamo 3. Foto Internet.

Quema de Bayamo 3. Foto Internet.

La ciudad, antes una de las ciudades de la provincia de Oriente, hoy la capital de Granma.

Como hecho histórico concreto, la quema de dicha ciudad por sus habitantes, fue una de las acciones más heroicas de la Guerra de los Diez Años, justo al inicio del siniestro en la conflagración, el 12 de enero de 1869.

El incendio de la ciudad de Bayamo, sorprendió y asombró hasta a los mismos enemigos.

Hecho definitorio, también, de la identidad cubana, de su capacidad de sacrificio y entrega a la causa de que se hacían ecos, ciudades y pueblos, como la villa San Salvador de Bayamo, Primera Capital de la República en Armas.

Incendio de Bayamo. Foto Intewrnet

Incendio de Bayamo. Foto Internet

Según publica EcuRed, “por este hecho histórico, Bayamo se convirtió en “La ciudad antorcha”.” No fue el único incendio, el ejemplo de Bayamo, se repitió en otras ciudades y pueblos de Cuba.

“El licenciado don Pedro Maceo Infante, padre del patriota Francisco Maceo Osorio, inició el magno gesto dando fuego a su propia casa, donde tenía instalada su farmacia; otras fuentes plantean que fue Pedro Maceo Chamorro el iniciador del estoico gesto. Este ejemplo se multiplicó por chozas, residencias iglesias, edificios públicos. Toda la ciudad ardía. Casi diez mil bayameses abandonaron la ciudad y se internaron en los montes.”

El periódico “5 de Septiembre”, refiere que el hecho histórico inédito hasta la fecha, sucedió “cuando se hizo evidente que era imposible defender esa plaza tomada, convertida en la capital de los rebeldes, y que los españoles entrarían a hierro y fuego en las próximas horas, con el consecuente perjuicio para el prestigio de la naciente Revolución.”

“Los jefes mambises tomaron una decisión que fue consultada, explicada y razonada con toda la población y las familias de combatientes y también donde no había soldados libertadores. Como para todos resultaba impensable la claudicación, con todas las implicaciones que traía aparejadas, y con toda la fe en la victoria definitiva, resultó aprobado el duro acuerdo de todos: incendiar la ciudad, reducirla a escombros humeantes, para que el enemigo hallara sólo las pavesas ardientes.”

“Perder en batalla a Bayamo significaba un daño mortal para la Revolución que comenzaba. Incendiar la ciudad significaba perderlo todo: viviendas, mobiliario, propiedades personales, lo más entrañable, recuerdos familiares.” Todo lo material y las memorias espirituales. Se perdía el resultado del esfuerzo de vidas enteras, llenas de recuerdos y sacrificios cotidianos durante años, pero la ganancia era enorme en lo moral, espiritual, patriótico.

Fuentes:

Incendio de Bayamo 

El incendio de Bayamo: advertencia para los tiempos históricos

Incendio de Bayamo: una historia de voluntad y compromiso (+Audio)

Bayamo también heroica

El primer animado cubano sobre la quema de Bayamo 

La memoria viva de Bayamo tras 150 años de lucha

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =

RSS
Facebook
Facebook
GOOGLE
YOUTUBE