Letra con sangre

Comentario

Este mundo nuestro Noticias
Conferencia para donantes de Siria. Foto Internet.

Con motivo de la Conferencia de Donantes para Siria, la red de organizaciones humanitarias Oxfam dejó en claro el contrasentido  depromoverun reparto de pan, cuando este puede producirse en el país restableciendo el servicio eléctrico. Lo mismo con respecto al suministro de agua.

Otro ángulo del asunto fue demostrado por Oxfamen Ginebra cuanto plantearon que si se levantan las sanciones sufridas por este pueblo árabe desde 2011 y reforzadas una y otra vez, no sería necesario recolectar fondos para asistir a esa población.

Un colega alemán, nada progresista, les advierto, recordaba en un artículo al respecto que en el 2018  Estados Unidos prohibió el transporte de petróleo y gas hacia Siria. Solo ese castigo,  provocó un aumento en el precio de los combustibles y de los alimentos. Es motivo, guerra aparte, de que dos tercios de la población estén en pobreza extrema y el 90 por ciento se vea forzado a invertir más de la mitad de sus ingresos en comida.

Recursos esenciales como losequipos para centrales eléctricas, la compra de maquinaria para las industrias nacionales, o la adquisición de medicamentos, están penalizados también. Por eso, aunque el servicio sanitario es gratuito en Siria, se ve seriamente lesionado por tales restricciones.

Lassanciones financieras, afectan, en esencia, a todo lo necesario para restablecer la normalidad. Suena familiar esa situación ¿cierto? También es reconocible la estrategia de quien promueve esas acciones punitivas que, en el caso de Cuba, se aplican durante casi seis décadas y en este instante se  proponen acrecentar criminalmente.

Pese a que muchos políticos estadounidenses admiten lo inútil de esa práctica capaz de propiciar carencias y dolor al pueblo contra el cual lo aplican,  el gobierno, sus peores representantes de la actual administración, mantienen esa mala estrategia y la extienden a un mayor número de naciones, añadiendo, como en el caso venezolano, y ha padecido también la mayor de las Antillas, sabotajes diversos para empeorar las cosas.

Lo hacen en nombre de una fantasmal, hiperbólica, democracia y califican de dictaduras los gobiernos legítimos de sus víctimas, sean del Medio Oriente o de Latinoamérica. Si en esta parte del mundo no hubieran existido los Stroesner, Somoza, Duvalier, Batista, Pinochet, los torturadores y asesinos de las dictaduras militares en Brasil y el cono sur del continente, a las cuales no sancionaron nunca pero sí les dieron ayuda y soporte, como hacen con Israel y sus masacres de palestinos, pues alguien sano mentalmente, pudiera estar confuso, sobre las intenciones tras las golpes  a países que optan por ser independientes.

Pero las evidencias son tan notorias, que, ¡por favor! , negar la realidad es de una complicidad despreciable.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
GOOGLE