Magia en la Radio

Por mucho que escuchemos la Radio no nos aburrimos, seguimos prendidos a este arcaico medio de comunicación, descubriéndolo, asombrándonos con él, como el primer día, tal es la magia de la Radio. Dan fe de ello las múltiples llamadas o mensajes por las diferentes redes sociales que recibimos a diario con saludos, felicitaciones, pedidos y preguntas, entre otros. Este año la Radio Cubana cumple su Aniversario 98 y continúa derramando su magia en nuestros oídos y alimentando nuestra imaginación.

Sintonizar nuestra emisora preferida y no escuchar la voz que acostumbra amenizar un programa determinado nos extraña al punto de querer saber qué ha sucedido con ese locutor o actriz determinada, porque lo sentimos como un familiar entrañable que nos acompaña en nuestros quehaceres, nos aconseja, nos estimula y nos regala música.

La Radio es compañía, de ahí quizás también venga un poco su magia. En una de sus crónicas Alejo Carpentier nos habla del terror que sentimos al silencio, tal vez un poco también a la soledad, y nos alerta de lo confuso que puede ser tener encendido un aparato de radio mientras estudiamos, escribimos o recibimos alguna visita, y es verdad; sin embargo, no por eso deja de ser hermosa la Radio, solo hay que saber cuándo y cómo escucharla.

A aquellas personas que hablan por la Radio les llamamos «hablantes» quienes no tengan este título no pueden acercarse a los micrófonos, porque tal privilegio requiere de disciplina y conocimiento. Quien hable a través de un micrófono sabe que está influyendo en la imaginación de quien le escucha y está sembrando en ese oído un mundo mágico, invisible y distinto.

La otra gran columna que contribuye a formar emociones en la Radio, además de la voz, es la música. Es increíble como gracias a ella podemos imaginarnos estados irreales, escenarios imposibles o figurarnos un personaje. Bien realizada esa fusión entre voz y música, puede hasta que nos despierte sensaciones asociadas a otros sentidos que no sean el oído. La Radio nos transporta y nos hace soñar despiertos, tal es su magia también.

Nos asombra cómo la radio ha sido capaz de adaptarse a todos los cambios, cada vez que se inventa algún nuevo contrincante, sabe modificarse, actualizarse y fundirse con los nuevos tiempos. Nos da la seguridad de su permanencia, así para los que pensaron en algún momento que desaparecería, ha sido todo lo contrario, resurge hoy con más fuerza, bríos y opciones en este mundo agitado donde nos falta tiempo para sentarnos frente al televisor, leer los diarios y revistas, o consultar la web. La Radio lleva su magia a todas las plataformas.

¿Y dónde dejamos la inmediatez? Una de las características más difíciles de superar y competir con la Radio es, precisamente, la capacidad que tiene de ser inmediata, de estar ahí, al alcance del oído y conectada con la imaginación.

No hay dudas, hay mucha magia en la Radio.

Please follow and like us:

Publicado Por: Anabel Candelario Carmona

Filóloga de carrera, Periodista de profesión devenida editora del sitio web de Radio Progreso desde el 2018, Asesora de programas radiales. Fiel a la Onda de la Alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 8 =