Música e identidad, una propuesta del escritor Oscar Oramas

Comentario

Culturales

Música e identidad, impronta de la música en la identidad y la sicología social del cubano, del escritor y diplomático Oscar Oramas, es el título del ensayo, publicado por la Colección Sur Editores.

Ese volumen fue presentado por el doctor José Loyola Fernández, director de la Charanga de Oro, en la edición 28 de la Feria Internacional del Libro de La Habana.

El texto, que incluye tres capítulos, trata acerca de la música en nuestros orígenes, en nuestra cultura, y como forjadora de la personalidad básica del pueblo cubano.

Por otra parte, culmina con bien fundamentadas conclusiones, que incitan al lector a reflexionar acerca de la función básica indispensable desempeñada por el mundo insular de las corcheas y las semicorcheas, en la identidad del cubano de todos los tiempos.

Esa obra deviene un excepcional aporte para comprender el significado de la música en todo el proceso de formación de la identidad nacional de ese mestizo único e irrepetible, que vive, ama, crea y sueña en la mayor isla de las Antillas, y según el sabio don Fernando Ortiz (1881-1969), se nutre del ajiaco multi-étnico-cultural que lo identifica como pueblo y como nación.

El autor explica —con meridiana claridad— que todo el proceso de formación de la identidad nacional del criollo está estrechamente vinculado a las manifestaciones artísticas tropicales, y en especial, al pentagrama sonoro caribeño. Tanto es así, que se puede aseverar que la música constituye una de las vertientes artísticas más socializadas en el archipiélago cubano y con diferentes alegorías que emanan de la subjetividad de las personas que las escuchan.

Las canciones envían mensajes subliminales (lo que entra por debajo de la conciencia), en muchas ocasiones, y se adentran en el espíritu humano. Hay canciones que, sin duda alguna, han marcado época.

Entre otros temas de puntual interés, Oscar Oramas comenta las letras y la magia que irradian las diferentes composiciones interpretadas por ilustres representantes de la música cubana, la auténtica, la verdadera:  Benny Moré (1919-1963), el Bárbaro del Ritmo, Sindo Garay (1867-1968), Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, entre otros no menos relevantes.

El doctor José Loyola Fernández destaca el hecho de que «de nuestro mundo interior surgen voces que nos pertenecen. En nuestro caso, cada una contiene una multiplicidad de voces y todas ellas desembocan, cual caudaloso rio, en ese yo, que es el cubano de hoy y de siempre», concluyó.

En ese bien documentado ensayo, se muestra —con creces— que la música es el resultado del intelecto y el espíritu humanos, en la medida en que se ha desarrollado en múltiples géneros rítmicos (danzón, son, guaracha, mambo, cha cha cha), y en consecuencia, ha ido creando una imagen en el exterior que nos identifica y singulariza.

Música e Identidad… es un valioso aporte a las investigaciones de la expresión artística más extendida de la cultura cubana y universal.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + cinco =

RSS
Facebook
Facebook
GOOGLE
YOUTUBE