Parques de Cienfuegos: Enrique Villuendas

El Parque Enrique Villuendas, situado en la manzana que forman en Cienfuegos las calles de Tacón y Cuartel  y las avenidas Castillo y Colón, en una zona que  fue por muchos años  el único acceso a la ciudad y actualmente, constituye un  espacio de relevancia para la actividad socio cultural.

Allí  se había ubicado la Plaza de Labra, pero el 11 de enero de 1907 se acordó demolerla y construir un parque denominarlo Enrique Villuendas, erigiéndose en su centro una estatua del  Coronel de la Guerra de la Independencia,  Jefe del Estado Mayor y Auxiliar del General José Miguel Gómez .

Villuendas había nacido en Guanabacoa, La Habana, el 27 de diciembre de 1874 y se incorporó al  Ejército Libertador el 18 de mayo de 1896, cuando desembarcó por la costa norte de Camagüey, formando parte de la expedición que arribó por esa zona y fue asesinado en Cienfuegos el 22 de septiembre de 1905,

El 20 de mayo de 1908 se colocó la primera piedra y fue inaugurado el 14 de marzo de 1910, en sus inicios el Parque, tenia un área verde en cada una de sus esquinas en forma de triángulo y canteros más pequeños en forma de cuadrado, alrededor del Monumento, sembrados con árboles de álamo.

En 1919, el parque se vistió de gala para festejar el Centenario de la Fundación de Cienfuegos y  obreros albañiles construyeron  un podium de mármol en forma de libro, en una de sus esquinas.

Además en el año 1967, fueron erigidos un conjunto escultórico dedicado a las Madres y un podium en homenaje al periodista Victor Muñoz.

Con el decursar  de los años sufrió modificaciones en su estructura, se ubicaron cuatro pérgolas y una glorieta rectangular que fue demolida en la década de los 60, entre los cambios ocurridos por esos años se construyeron nuevos canteros.

En 1996 el Ciclón Lily azotó fuertemente la ciudad, ocasionado daños en este hermoso parque, especialmente en las pérgolas, los árboles  y el área verde que fue destruida.

Un sistemático  llamado al rescate de este lugar de importancia  cultural y social se mantuvo durante varios años, hasta que  en septiembre del  2001,  el gobierno decidió intervenir con el apoyo de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos y la Dirección Municipal de Comunales como inversionista principal de la obra, y el parque recobró su esplendor.

Como parte del proyecto realizado por el Ingeniero Civil Carlos Fleites, se acometieron diversas acciones constructivas para devolverla la belleza al parque, fueron ubicadas de nuevo las pérgolas, que el ciclón Lily destruyó a su paso, se restituyó la Glorieta que había sido demolida, se colocaron luminarias y bancos nuevos, se realizó un trabajo integral en las áreas verdes y  el pavimento y se construyó la escalinata que realza el Monumento a Enrique Villuendas.

Además se eliminaron las barreras arquitectónicas para facilitar el acceso de todas las personas, a un Parque que se convirtió de nuevo en un lugar agradable para el esparcimiento y descanso, además de escenario de intercambio cultural y peñas campesinas.

Fuentes utilizadas: Publicaciones de la Oficina del Conservador de la ciudad, archivos de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos, trabajos del historiador , investigador y periodista Andrés García Suárez, la prensa local y Ecured.

Please follow and like us:

Publicado Por: Manuel Varela Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =