Prevaricación soberbia

Comentario

Especiales Este mundo nuestro

Hay asuntos que trasciendes muchas fronteras, sobre todo, cuando se ignoran o transgreden las normativas que hacen pasables las relaciones en el mundo. Pero lamentablemente, tiene gran vigencia lo expuesto por subsecretario de Estado (vicecanciller) bajo mandato de William Clinton, Peter Tarnoff, quien  hace 24 años, también en el mes de junio, dijo en una audiencia del senado, que la Helms-Burton, firmada por  Clinton en marzo de 1996.

“… viola los derechos constitucionales del poder ejecutivo para conducir la política exterior del país, (deja su anulación en manos del congreso lo que antes fuera potestad del jefe de estado)también varios tratados internacionales, las obligaciones de Estados Unidos ante el FMI y el Banco Mundial, así como las relaciones con socios extranjeros, que en represalia podían tomar medidas similares contra empresas estadounidenses.”

Como, en efecto, es posible reciprocar el daño, la Unión Europea, Canadá y otras naciones, elaboraron leyes antídoto que deberán usar si la administración Trump insiste en quitarle la veda al mal afamado título tercero.

En otro ángulo del tema se debe planear, como recuerda en excelente artículo publicado en Cubadebate, el ex ministro de economía, José Luis Rodríguez,  que con apenas un leve alivio en la red de sanciones que conforman el bloqueo, Cuba fue capaz de crecer un 4,4% del PIB en el 2015, indicando con ello la capacidad para un desarrollo mayor y acelerado de la Isla que tanto molesta al imperio y sus peores especímenes naturales o importados.

Ni la H.B. es la primera de su tipo (le antecedió la Torriceli, aparte de medidas de asfixia particulares en distintas administraciones) ni Donald Trump es el primero entre los presidentes quebuscaron acogotar a un pueblo, pese a que “…bajo la ley internacional Estados Unidos no tenía ningún derecho a intervenir en un asunto que corresponde a un Estado extranjero dentro de sus propias fronteras”, según expuso en su momento el antedicho Peter Tarnoff,  y significado entre muchos estadounidenses antes y ahora, con la vergüenza y el decoro mínimos que les falta a quienes insisten en asumir el papel de infames verdugos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE