Dramatizados

La programación dramatizada es uno de los pilares sobre los que basa su éxito la emisora cubana Radio Progreso, la Onda de la Alegría. Entre los espacios más conocidos y aceptados por la población cubana se encuentran: Tu novela de amor, La novela de las dos, Novela Cubana, Clave 8:30, Estudio 4 y La familia Pirulí.

La escenificación comenzó en Radio Progreso, la Onda de la Alegría, a mediados de los años treinta, cuando organiza sus primeros concursos radio-teatrales para captar talentos que nutran su creciente programación. En uno de ellos el jurado escucha la interpretación de escenas desde sus casas, para elegir a los protagonistas de sus primeras obras: La antorcha encantada, Mancha que limpia y La enemiga.

La emisora integra en 1937 el proyecto experimental continental de la Conquest Aliance Co Inc. (New York) para difundir desde Cuba adaptaciones de soap operas radiales sentimentales estrenadas en Estados Unidos. Comienza con Luna de miel trágica.

El recuento histórico de los primeros dramatizados radiales cubanos obvia a muchas plantas importantes en la revolución de esta vertiente productiva. La radio habanera abundaba en monólogos, sketchs, comedias y teatros de diversa complejidad, y desde 1937 se propulsaran las series, aventuras y novelas no teatrales.

Paulatinamente se incorpora a la programación de Radio Progreso, la Onda de la Alegría, que inicialmente fue casi toda musical, dramatizados como Actualidad Mundial y Drama Real, La entrevista policíaca, Héroes de la Justicia, el Abogado de los Pobres y el dominical El Hombre de la Casa Prado. Todo ello provocó que la audiencia aumentara considerablemente y se añadieran bloques de programas de seis a ocho de la noche, a estudio lleno y con bocinas hacia la calle, lo cual muchas veces provocó interrupciones del tránsito.

Es precisamente en la década del 30 donde la mayoría de las emisoras habaneras potenciaron el género dramatizado radial cubano en dos grandes vertientes: la estrictamente teatral diversificada en el vernáculo, la zarzuela y el teatro clásico (fundamentalmente español) y los dramatizados de ficción no teatrales, fundamentalmente los géneros de Aventuras y las Radionovelas.

Cuando se construyen los nuevos estudios en Infanta 105, esquina a 25, la emisora inicia sus transmisiones el 28 de noviembre de 1953. La cantidad y calidad de los estudios de Radio Progreso la distinguen desde entonces del resto de las emisoras existentes en el país, sobre todo el conocido como Estudio Uno, con capacidad para 300 personas. A partir de 1954 se fortalece la programación dramatizada.

Entre algunos de los hitos dramatizados que marcaron a la emisora Radio Progreso, la Onda de la Alegría y la afianzaron en la preferencia de la población cubana fue Alegrías de sobremesa, un musical–humorístico que representó uno de los programas más populares de la radio en Cuba desde que comenzó a transmitirse el 15 de abril de 1965 hasta su finalización el 1 de julio de 2017. Fue escrito por más de 40 años por Alberto Luberta.

RSS
Facebook
Facebook
GOOGLE
YOUTUBE