Rosillo Kindelán, el nacimiento de una estrella

Allá por el mes de junio, exactamente el día 5, el sitio https://unitedworldwrestling.org (sitio oficial de la Federación Mundial de Luchas) dedicó una cuartilla a un joven gladiador cubano del estilo clásico. Se trataba de Gabriel Alejandro Rosillo Kindelán (97 Kg).

Evidentemente, algo debió motivar a la máxima autoridad de la lucha en el planeta, a escribir acerca de Rosillo.

Por aquel entonces, se desarrollaba el Panamericano Juvenil de la disciplina en Ciudad Guatemala, siendo la primera vez que el portento santiaguero participara en un torneo de esa categoría.

Ese no fue el motivo del escrito, sino el desempeño de Rosillo allí. En el momento de aquella publicación, el muchacho había efectuado cuatro combates y la suma de los tiempos de los mismos, no excedía de 3 minutos. En otras palabras, una verdadera máquina de moler rivales.

Por solo citar un ejemplo, al panameño Juan Cantillo le anotó 8 puntos (superioridad) en solo 17 segundos. De más está decir que el indómito se impuso en aquel certamen de manera abrumadora.

Quizás si Rosillo no hubiera despuntado en aquel Panamericano Juvenil como un «fuera de serie», no se hubiera hablado de él con tanta fuerza pero, dos meses antes, allá por el mes de abril, en Buenos Aires, Argentina, Gabriel se había aparecido con una medalla de oro en el Campeonato Panamericano de Lucha Grecorromana (Senior), hito logrado, precisamente, ante el mismo rival con el que se vio las caras en la final de los Panamericanos de Lima 2019: el estadounidense Tracy G’angelo Hancock, otro joven luchador con matices de estrella. En los últimos eventos, él y Rosillo se han encargado de despachar a todos los luchadores de los 97 kilos en el continente.

Dicen que la vida da revanchas y parecía que este 7 de agosto podía ser el día de Hancock, pero Rosillo vino a Lima con un propósito y, según declaró en aquella famosa cuartilla del mes de junio, es muy serio a la hora de cumplir las metas que se propone.

Apenas con 20 años ya es bronce en el panamericano de la greco en 2018, oro este año en Buenos Aires y, también, campeón continental juvenil. Después de tan prolífero palmarés en tan poco tiempo, es obvio que Kindelán no iba a querer irse de Lima sin tocar la gloria, por lo que Hancock tendrá que seguir esperando…

La diferencia es que Gabriel Alejandro Rosillo Kindelán cada día va a más, cada año se supera y no dudemos que, desde ya, tenga la mira puesta en Tokyo 2020.

La lucha cubana del estilo greco tuvo un extraclase en la figura de Filiberto Azcuy, ha tenido y tiene un verdadero poder hegemónico en Mijain López y tendrá, según su evolución, un nuevo referente en el joven santiaguero, Rosillo Kindelán, mucho más rápido de lo que todos podamos imaginar.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =