Se estrecha la tabla de posiciones en la 58 Serie Nacional de Béisbol

Comentario

Deportes

“No van lejos los de alante si los de atrás muerden bien”, ha sido la máxima este fin de semana. Por segundo día consecutivo los tres conjuntos más rezagados en la tabla de posiciones (cachorros, leones, y tigres) consiguieron victorias y siguen peligrosamente recortando distancias en la tabla de posiciones, a solo una jornada de vencer el segundo tercio de la segunda fase del campeonato.

Los leones del “Rey” Vicente continuaron sin respetar a los líderes de la serie y una vez más los espantaron con su potente rugido de la selva capitalina, arrollándolos con pizarra final de 10 anotaciones por 1.

Los leñadores, aun sin poder contar en sus filas con dos de sus bujías inspiradoras (Danel Castro y Yosvany Alarcón) se vieron despojados de sus hachas por una excelente labor del refuerzo pinareño Erlis Casanova, quién los maniató a su antojo al punto de permitirle solo tres incogibles en su siete entradas de actuación.

Mientras tanto, las huestes azules siguieron con el bate caliente y despacharon 13 imparables, incluido el cuadrangular número 17 de Stayler Hernández (líder).

Preocupantes los tres errores al campo de la tropa de Pablo Civil (cinco en dos partidos), una defensa que antes de este fin de semana era la más hermética de la lid.

Otros que repitieron la dosis fueron los tigres de Roger Machado, rugiendo en casa ajena y manteniendo a los gallos tranquilos en una esquina al pisar la goma del home-plate en seis ocasiones por solo dos sus rivales.

Colgados del brazo de su caballo blanco con piel felina de nombre Lázaro, que cabalgó toda la ruta, los visitantes conectaron 13 hits, no erraron al campo y merecieron la victoria.

Fue en el cuarto episodio cuando los ganadores se despegaron en el marcador. Alfredo Fádraga encendió la chispa con un cuadrangular que hubiera sido suficiente, pero la inercia fue muy fuerte y no pararon hasta marcar dos más gracias a un imparable de Orlando Lavandera, un doble de Raúl González y a un cañonazo de Jefferson Delgado.

Toda la producción de los gallos salió de las muñecas de uno de nuestros veteranos ilustres, Frederich Cepeda, quién mandó la esférica más allá de los límites del terreno sin hombres en bases e impulsó otra con un elevado de sacrificio.

Y en el Calixto García de Holguín, una gran fanaticada de más de 12 mil fieles continuó soñando con épicas remontadas y se fueron a casa satisfechos con la victoria- también por segunda jornada consecutiva- de sus aguerridos cachorros a costa de los azucareros de Villa Clara, esta vez con marcador cerrado de cinco carreras por cuatro.

Otra vez la séptima entrada de un partido de béisbol se convirtió en escenario decisivo de una batalla. Con el choque 4×3 en desventaja, dos cohetes consecutivos de Ariel Sánchez y Maikel Cáceres, revivieron las esperanzas de los canes y expulsaron del box a Robelio Carrillo. El relevista Daniel Conde no pudo evitar una fuerte línea a la banda contraria de Yunior Paumier que igualó el marcador y avivó el fuego que ya era incontrolable en el estadio.

El traje de héroe estaba reservado para Geidy Soler, que luego de estrategias efectivas de la dirección naranja que pusieron la entrada en dos outs, le conectó un roletazo a Jonder Martínez que se convirtió en hit e impulsó la carrera, que a la postre sería la que marcara la ventaja definitiva.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE