Una cienfueguera en Moncada: Melba Hernández

Comentario

26 de julio Especiales

Hace 66 años un grupo de jóvenes guiados por Fidel Castro asaltaron los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, para iniciar el camino hacia la verdadera liberación de la patria, entre ellos estaba la cienfueguera  Melba Hernández Rodríguez del Rey, quien con esa acción llevó a la practica la educación que  le inculcaron desde niña su familia y su maestra Corina Rodríguez, en  Cruces donde nació el 28 de julio de 1921.

La calle Padre de las Casas, a pesar de no ser céntrica es una de las más conocidas de esa localidad, porque en una de sus casas vivió la heroína del Moncada, la combatiente clandestina.

Melba, recordó siempre con cariño esa vivienda,  porque  guarda sus mejores momentos infantiles, los juegos  con su prima Isabel y los libros preferidos de una niña  que vivió feliz con familiares y amigos.   

 

 

Ella misma contó el significado que tuvo en su vida  las enseñazas de su maestra Corina Rodríguez, quien había sido mensajera del general mambí Higinio Esquerra y les trasmitía a sus alumnos  sentimientos de libertad y patriotismo.  

 

También en la formación de la inolvidable Heroína de la Republica de Cuba, estuvo la huella de sus padres Manuel y Elena quienes les inculcaron el  amor por la justicia.

Melba Hernández  contó  que la insatisfacción…de aquella época , atraía a su hogar a muchas personas para escuchar las sabias opiniones de Manuel sobre los problemas que aquejaban al país, y  aunque se hacían con discreción… eran extensivas a su esposa y a su hija….

 La huelga de 1935 tuvo fuerte impacto  en Cruces, el padre de Melba estuvo entre los participantes, por lo cual fue condenado a seis meses de prisión, que cumplió en la cárcel de Remedios y cuando regresó  a Cruces  no encontró trabajo, pues estaba señalado por su actividad revolucionaria, y tuvo que marchar a la capital del país.

Allí Melba  conoció  a los hermanos Haydee y Abel Santamaría y en el humilde hogar de su familia en Jovellar 107, Fidel Castro y sus compañeros contaron  con apoyo para las labores conspirativas y fueron  confeccionados muchos de los uniformes que usaron los asaltantes. Un fuerte movimiento de lucha protagonizó desde entonces, la joven abogada, pero nunca olvidó a sus amigos de la infancia.

Durante sus visitas a Cruces  realizó varias  actividades clandestinas, imprimió ejemplares de La Historia me Absolverá, entre otras acciones, incorporando a muchos  jóvenes a la lucha contra la dictadura.

Al triunfar la Revolución no olvidó a su pueblo natal a pesar de las múltiples misiones que realizó después del triunfo de la Revolución y  siempre estuvo orgullosa de  la condición de Hija Ilustre, que le otorgó la Asamblea Municipal del Poder Popular de  Cienfuegos.

En lo personal  recuerdo cuando  la entrevistamos en esa oportunidad, después de la ceremonia, nos trató como amigos y  supo eliminar el  nerviosismo  que provocó estar junto a una heroína como ella y captar sus palabras, para compartirlas después, en mi caso, con los oyentes de Radio Progreso, no fue una entrevista formal con los periodistas, se convirtió en una conversación familiar.

Así era Melba Hernández, una cienfueguera que participó en las heroicas acciones del 26 de Julio.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + cinco =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE