Una historia: Arco del Triunfo

Comentario

Especiales

El  Arco de los Obreros de Cienfuegos, es el único de su tipo en el país y fue construido en el año 1902, en el Parque José Martí, por los trabajadores, debido una iniciativa conocida en las reuniones  del club patriótico “Cubanita”, creado por Rita Suárez del Villar, el 3 de mayo de 1896, para colaborar en la lucha por la independencia de la Patria.

Allí trascendió la idea de Antonio Ferrer, maestro de obras, de levantar un Arco de Triunfo en el parque central, antigua Plaza de Armas, para recordar a los obreros que se habían ofrecido a construirlo gratuitamente, en homenaje a la República.

Este propósito  tuvo la cooperación del pueblo cienfueguero, el lugar  seleccionado para construirlo,  fue un área central en el oeste del parque, que era el final del Paseo de Serrano, construido en 1860 por el coronel José de la Pezuela, gobernador de la villa, el cual estaba formado por losas de Bremen,  por el centro del parque, desde la calle Santa Isabel hasta la de Bouyón.

Fue en  abril de 1902  que se debatió en la Comisión Organizadora de los Festejos, la  propuesta de Antonio Ferrer que fue apoyada por la Asociación de albañiles y el gremio de Estibadores, y se iniciaron las primeras labores con la  preparación de los cimientos, para lo cual se nombro un grupo de destacados maestros de obras de la ciudad, pero los trabajos no se iniciaron el mes de mayo.

La prensa de la época y los historiadores, señalan que  como  carpinteros, trabajaron desde el inicio de la obra,  Rafael Rodríguez, Pancho Vives y Manuel Capellá mientras  y Diego Clark Domínguez, que tenia desde  1873  una fundición, que hacia trabajos para los ingenios de la jurisdicción de Cienfuegos, obsequió  todas las letras y demás tareas de fundición necesarias para que el Arco de los Obreros, para asegurar la belleza del arco.

También quedó consignado que  El Liceo  y el Casino Español,   contribuyeron en gran medida a su belleza terminal y en lo alto del Arco se colocaron tres astas y se izaron en ellas, el día de la inauguración,  la bandera cubana, como símbolo de la libertad; la de Cienfuegos, expresiva del amor al terruño, y la de los obreros, que era roja con tres 8 al centro, representando la aspiración de los obreros en aquel momento, 8 horas de trabajo, 8 de descanso y 8  para el incremento de la Cultura.

En el frontispicio se le grabó un escudo, que en lo fundamental es el mismo que es el mismo que tiene actualmente, con la diferencia de que está flanqueado por cuatro banderas cubanas plegadas, dos a cada lado, pero en su inicio tenía algo alejados de las banderas los clásicos ramos de encina y laurel.

Como detalle curioso es bueno señalar que cuando se colocó la primera piedra , fue depositado un estuche, con  joyas,  monedas de oro y plata, en el cual Anita Fernández Velazco, que fue confinada en Cienfuegos por las autoridades españolas en 1870 y aquí fundó una muy buena escuela para muchachas, entregó un pulso de oro, le había  regalado  su prometido, Carlos Roloff, quien fue general de brigada del Ejército Libertador. Y como era costumbre entonces,  se agregaron  periódicos publicados aquel día.

El objetivo era inaugurarlo el  20 de mayo, pero se aspiraba que los trabajos se hicieran de mejor forma posible para que tuviera una apariencia bella, unida a una larga duración, los constructores  trabajaron  día y de noche, especialmente cuando se acercaba la fecha.

Los cienfuegueros están  satisfechos por tener el Arco de los Obreros en el Parque José Martí, Monumento Nacional, ubicado en el corazón  del Centro Histórico, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Por diversos países y ciudades circulan fotos de esta original representación del patrimonio local  que recuerdan  a los  obreros que lo construyeron gratis en solo veinte días, a propuesta del maestro de obra, Antonio Ferrer, con la ayuda del pueblo y el Ayuntamiento.

El área donde se levanta majestuoso el Arco de los Obreros, fue  uno de los escenarios donde el pueblo de Cienfuegos enfrentó el 5 de Septiembre de 1957, a las fuerzas de la tiranía, cuando marinos y civiles se levantaron contra la dictadura de Fulgencio Batista.

También en el entorno están importantes edificaciones de las instituciones culturales y organizaciones políticas y administrativas y sociales de la Perla del Sur.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE