Una sentencia histórica de Fidel Castro

Comentario

Especiales

Los hombres mueren, los pueblos son inmortales; las ideas de un hombre pueden desaparecer con él, lo que jamás puede ocurrir es que las ideas encarnadas en el alma y en el corazón de un pueblo puedan morir. Así expresaba el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, en febrero de 2001. Y hoy sus palabras cobran singular vigencia y extraordinario legado para las actuales y venideras generaciones de cubanos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE