Viengsay Valdés en Canadá

Comentario

Culturales Noticias

La primera bailarina Viengsay Valdés, figura insignia del Ballet Nacional de Cuba (BNC), que jerarquiza la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, miembro de honor del Consejo Internacional de la Danza, comparte el escenario con representantes de la Opera de París, el Boston Ballet y agrupaciones canadienses, reunidos en la ciudad de Montreal.

Tras sus exitosas presentaciones con el BNC en Estados Unidos, Valdés viajó a Canadá por invitación de Le Grands Ballets Canadiens de Montreal para interpretar en tres galas el pas de deux del clásico Don Quijote dentro de una suite de ese clásico. Su partenaire es el solista Constantine Allen, miembro de la emblemática agrupación canadiense.

Los espectáculos tendrán lugar en la sala Wilfrid Pelletier del Place des Arts, los días 7, 8 y 9 de junio, con el título de Soirée des Étoiles (Tarde de Estrellas), y el programa incluye obras de los maestros William Forsythe, Kenneth MacMillan, Douglas Lee, David Dawson y Yuri Yanowsky, entre otros ilustres creadores.

En la cita intervienen artistas como los franceses Amandine Albisson y Audric Bezard, de la Opera de París; la italiana Rachele Buriassi, del Boston Ballet; y la rusa Svetlana Lunkina, quien tras desarrollar una carrera admirable con el Bolshoi se integró al Ballet Nacional de Canadá.

Viengsay Valdés, fiel exponente de la Escuela Cubana de Ballet, fundada por los maestros Alicia, Fernando (1914-2013) y Alberto (1917-2007) Alonso, posee exitosa carrera artístico-profesional, que abarca escenarios en los cinco continentes, ya que recibe numerosas invitaciones para actuar en galas y festivales internacionales.

La crítica y periodista Maritza Gueler, directora de la revista Danzahoy, la consideró recientemente como una de esas bailarinas que en este mundo de «social media» parecería un ave en vías de extinción, y elogió su gran despliegue de destreza técnico-interpretativa en una función de Don Quijote, ofrecida en el Centro Kennedy, de Washington.

«Capaz de mantener interminables equilibrios, dar la velocidad justa a sus giros y saltos, jugar con la actuación y prestarle piel y alma al personaje que interpreta, y vivirlo como propio, la artista insular deslumbra a la platea con cada movimiento», acotó.

Por otra parte, la señora Gueler señaló que «la intérprete [ofreció] una muestra de bravura y seducción en cada una de sus [presentaciones]. Su fuerza, entusiasmo, y energía, hacen que su Kitri se devore la escena».

Mientras, el colega Roger Catlin, de la revista Broadway World, destacó los «movimientos fáciles y flexibles de la bailarina [insular, quien ha descubierto en la eximia ballerina] algunas de las características (giros técnicamente brillantes e ininterrumpidos y un largo y prolongado balance en punta), que [generan] suspiros [y cerradas ovaciones por parte del público]»,

Carolyn Kelemen, del suplemento DC Metro Theatrer Arts, escribió «la sonriente Valdés transmitió una Kitri instantáneamente agradable desde su primer grand jeté, [en el que casi se sentó] en el aire mientras la multitud jadeaba».

Por último, reseño «la audiencia estaba lista para un trabajo de pies muy afilado, y no nos decepcionó su velocidad y audacia». Múltiples medios de prensa estadounidenses expresaron admiración por el desempeño de Valdés y de los integrantes del BNC, una de las mejores compañías del orbe

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + dieciocho =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE