XXVIII Festival La Huella de España

Comentario

Culturales

El Ballet Nacional de Cuba (BNC), Patrimonio Cultural de la Nación, colabora hoy con la vocalista Ivette Cepeda para llevar a la danza una popular canción vasca durante la vigésimo octava edición del Festival La Huella de España, dedicado este año al País Vasco.

Maitechu mía (Amía), del compositor Francisco Alonso (1887-1948) y letra de Emilio González del Castillo (1882-1940), se estrenó en 1927, y según historiadores, no tardó en convertirse en la canción de todos los españoles emigrantes, no solo de los vascos.

El tema de carácter dramático ha sido interpretado por artistas de gran reconocimiento internacional como los hispanos Alfredo Kraus (1927-1999), Plácido Domingo, Paloma San Basilio y Mocedades cuando Amaya Uranga era la solista de esa agrupación.

Precisamente, la cantante es la voz predilecta de Ivette Cepeda,, a quien le hubiera encantado compartir la obra en vivo con la española, pero ahora mismo será imposible porque el estado de salud de la artista ibérica le impide viajar al exterior.

A propósito de dedicarse este año la Huella de España al País Vasco, Cepeda interpretará Maitechu mía, junto al dúo Iris, Camila Inclán y la agrupación Reflexión, mientras los bisoños bailarines Chanell Cabrera y Alejandro Olivera interpretan una nueva coreografía del maestro Alberto Méndez, Premio Nacional de Danza, concebida especialmente para la ocasión.

El laureado coreógrafo confirmó a la prensa que se trata de una obra descriptiva, cuyo eje fundamental gira alrededor del tema de la canción, devenida una promesa de amor: la emigración de un miembro de la pareja y la imposibilidad de cumplir lo prometido, porque —al regreso del amado—  la mujer había fallecido durante la espera.

Por esa razón, la bailarina Chanel Cabrera destacó la carga dramática del papel que desempeña en ese contexto danzario-dramatúrgico, y se empeñará en que la interpretación y la coreografía logren estar a la altura de la canción.

De acuerdo con Cepeda, se trata de un tema con un mensaje hermoso e importante, ya que «no todo en la vida es dinero». El hombre vasco se caracteriza por ser proveedor de la familia y las mujeres se ocupan de las labores de la casa, y esa canción habla de esa estructura patriarcal que prevalece en el País Vasco: el hombre salía a buscar fortuna y le proponía a la mujer la espera.

Según la ilustre artista insular, a veces, «la espera nos debilita, a veces salimos a buscar fortuna en un lugar y cuando regresamos ya no está lo que esperábamos, para mí deja un mensaje valioso en un tiempo como el actual [porque] todavía necesitamos ser fortalecidos para que los ojos no se nos encandilen y perdamos lo que queremos».

La edición 28 del festival tendrá lugar en esta capital del 8 al 14 de abril, y en ella confluirán diversas manifestaciones artísticas: la música, la literatura, las artes plásticas, el cine y la danza

El espectáculo donde se presentará tan interesante versión de Maitechu mía, tendrá lugar el 11 de abril en el Teatro Mella y en ese mismo coliseo capitalino, dos días después, el BNC volverá a exhibir una coreografía de Jorge García, Majísimo, cuyo estilo ofrece un digno tributo a la península ibérica.

En esa gala, la emblemática compañía, dirigida por la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, miembro de honor del Consejo Internacional de la Danza, y  por la primera bailarina Viengsay Valdés, subdirectora artística, presentará Tierra y luna, de la coreógrafa catalana María Rovira, y los primeros bailarines Anette Delgado y Dani Hernández aparecerán en el virtuoso pas de deux clásico de Esmeralda, donde mostrarán —una vez más— la excelencia artístico-profesional que los identifica en cualquier escenario nacional o foráneo.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =

RSS
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE