FMC: la potencialidad de la mujer cubana

El 23 de agosto de 1960, luego del  triunfo revolucionario se funda la Federación de Mujeres Cubanas con la inolvidable Vilma Espín, organización que llegó en medio de las transformaciones sociales que exigía la nación.

En el teatro de la CTC Nacional era constituida una agrupación para las féminas que serían participes en expresar su apoyo al proceso irreversible del Primero de Enero, y la continuación de lucha por la preservación de las conquistas.

Una nueva era comenzaba.  Las cubanas se convertían en bastión  y fuerza de su pueblo, con un revelador entusiasmo a todo lo largo y ancho del país, seguras y dispuestas a defender la bandera de la estrella solitaria bajo cualquier circunstancia.

Recuerdo ahora cuando recibí junto a las vecinas de la comunidad en el habanero pueblo de Bauta, donde residía, el carnet que nos acreditaba como miembros de la Federación de Mujeres Cubanas.  Para todas no sólo era un orgullo,  sino también un compromiso con Cuba.

Así, de esta forma, iniciamos a dar los primeros pasos que desempeñaríamos según las orientaciones. Nacionalmente,  la FMC realizaba reuniones en las que se trataban temas acerca de la familia, la educación, el trabajo, la defensa y la política actual de aquel momento, en el que se sentía ya, la amenaza hostil de Estados Unidos.

Con ello se preparaba a la mujer cubana, social y culturalmente, tanto en el ámbito nacional como internacional, para lo cual existieron  cursos y publicaciones, éstas últimas con el fin de que se conociera el trabajo de la organización y sus objetivos, que ante todo, tenía el propósito de desaparecer la discriminación y colocar a la mujer en el lugar que le correspondía en una patria libre, de cambios políticos y socioeconómicos.

Fueron muchas las encomiendas a realizar por las mujeres de la isla, entre ellas, la defensa con la creación de las milicias femeninas.

Otro paso importante y que jugó un papel histórico, en cuanto  la amenaza enemiga, de ahí, que recordemos las palabras de Fidel: “Las mujeres constituyen un verdadero ejército al servicio de la Revolución…La mujer es una Revolución dentro de la Revolución… Cuando en un pueblo pelean los hombres y pueden pelear las mujeres, estos pueblos son invencibles, y la mujer de este pueblo es invencible.” Así, también la hemos visto cumplir importantes y solidarias misiones internacionalistas.

En esta efeméride  no podemos olvidar la visión de las mujeres cubanas contra el bloqueo estadounidense, la Ley Helms Burton y su artículo III, porque precisamente también ésta es una forma de violencia contra ellas, y de la asfixia económica y desarrollo del país.

Un aspecto que ha sido defendido digna y valientemente en la Organización de Naciones Unidas, precisamente por una mujer, la embajadora Ana Silvia Rodríguez Abascal, Representante Permanente Alterna y Encargada de Negocios de Cuba, ante el organismo internacional, en la que ha dejado bien claro que Cuba a pesar de ello  continúa avanzando en la implementación de la Agenda 2030, y sobre todo en la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, una de las razones del gobierno de la isla.

Hoy, la FMC, continúa el trabajo creador que iniciaron aquel 1960 sus  fundadoras, con la ejemplaridad de Vilma Espín, transmitiendo sus enseñanzas, lo cual quedó como legado para las nuevas generaciones.

Publicado Por: Estela Hernández Rodríguez

Periodista de Radio Progreso, que atiende como jefa la redacción de los boletines informativos para la programación matutina. Colabora con la revista dominical RP 105, con una sección dedicada a la medicina natural y tradicional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece + veinte =