Campesinos que encaminan producción de granos en la provincia de Cienfuegos

Josué Germiña Fernández es un guajiro nacido y criado en el surco allá en su finca San Antonio de la localidad de Cruces, en la provincia de Cienfuegos, donde los campesinos -grandes productores de grano- se han sobrepuesto y encaran las dificultades climáticas y de recursos en la producción de alimentos.


Atareado en los trajines de montar una mini industria, Germiña Fernández contó a la Agencia Cubana de Noticias que con las lluvias de noviembre sufrió afectaciones en varios cultivos como el frijol, boniato y la calabaza, pero como buen cubano dice “de nada sirve llorar sobre la leche derramada”.


Por eso ya alista áreas y semillas para volver a emprender las siembras y resarcir los daños, con la plantación de 40 quintales de frijol y garbanzo, con los cuales sellará unas 50 hectáreas.


“Tengo experiencia de cinco años en el cultivo del garbanzo, no es tan exigente y es más resistente que el frijol, y sobre todo hace mucha falta.
“A pesar de las afectaciones con la plaga del frijol, yo sí me atrevo a sembrar de nuevo ese grano porque dicen, y ya lo confirmamos, que después de las lluvias los huevos que deja el trips en las flores de las plantas se ahogan y daña menos al sembrado”


En la finca obtienen diversos surtidos, gracias al empeño de los agricultores, a la disponibilidad de agua y la fertilidad del suelo, por ello ahora no solo le basta producir sino lograr un encadenamiento mayor en esos renglones destinados a la población.

1812-campesinos-produccion2.jpg


Germiña Fernández confía en esa recuperación, tanto que destina sus esfuerzos a la construcción de la plantica procesadora donde van a procesar y envasar renglones en conserva de fruta bomba, melón, mango, tomate, frijoles, garbanzos, entre otros.


Además del equipamiento que recibirán por el proyecto de colaboración Cuba-Francia, en la finca disponen de otros como una despulpadora, horno y nevera, que completará la línea donde laborarán unos 25 trabajadores de la comunidad.


Esa mini industria beneficiará las cosechas de otros campesinos de la zona, como las obtenidas en la finca Los Acostas, donde son fuertes en el cultivo de boniato y maíz.


Allí plantaron el pasado año 13 quintales de frijoles y solo se lograron siete debido a las plagas.


Osniel Acosta Villazón es jefe de esa finca con casi cuatro hectáreas de cultivos varios, y donde su familia tiene experiencia en la siembra de garbanzo, que requiere de un paquete tecnológico más pequeño que el del frijol, y un tratamiento a la semilla.


Como diría el viejo refrán: “cuando no hay perro se montea con gatos”, así los agricultores cienfuegueros sortean las afectaciones y van de frente ante la misión de producir alimentos.

1812-campesinos-produccion3.jpg
Please follow and like us:

Publicado Por: ACN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =