Cienfuegos: cuna de poetas destacados

El primer poeta residente en Cienfuegos del que se tienen noticias fue José María Buchaca y Freire, nacido en España en 1813, fallecido el 25 de noviembre de 1848, después de fundar en 1845 el Real Colegio de Primera y Segunda Enseñanzas y de Literaturas y Bellas Artes.

Antonio Hurtado del Valle (El Hijo del Damují), figura también entre los primeros poetas cienfuegueros. Nació el 9 de febrero de 1841 y murió en los campos de la revolución en la provincia de Camagüey, el 7 de junio de 1875. Ejerció activamente el periodismo. Dirigió El Fomento en 1861; fundó El Comercio en 1866 y poco después, el semanario político El Damují. Sus poesías patrióticas, especialmente su canto guerrero A Las Villas, contribuyeron a dar esplendor a la poesía revolucionaria de la Guerra de Independencia. Publicó dos libros de versos: Uno en Guanabacoa, en 1866 y otro en Cienfuegos:  Producciones, en 1865.

El 3 de junio de 1829 vino al mundo Clotilde del Carmen Rodríguez (La Hija del Damují), que fue la primera poetisa  nacida en la Colonia Fernandina. Ella fue la creadora de la Bandera de Cienfuegos, que el general Germán Barrio llevó al campo de la Revolución, en 1869. Un discípulo suyo publicó contra su voluntad en 1864 el libro Efusiones del alma. Escribió, además, innumerables poesías, un drama y varias comedias. Murió en su ciudad natal el 4 de abril de 1881, aunque también se afirma que fue el 15 del propio mes.

El 12 de abril de 1844 nació la tercera voz femenina de la poesía cienfueguera: Adelaida Sainz de la Peña, que murió en su ciudad natal el 25 de diciembre de 1878, Escribió muchos cuentos y poesías que se publicaron en periódicos y revistas.

Mercedes Matamoros que nació en Cienfuegos en 1858, fue una de las más sobresalientes poetisas, pues desde los 14 años de edad comenzó a destacarse como escritora, publicando artículos en El Siglo, del Conde de Pozos Dulces, en El Occidente y en otros periódicos de la capital del país, adonde se trasladó con su padre a los 7 años de edad.

Sus poesías completas fueron publicadas en 1892 con prólogo de la poetisa Aurelia Castillo de González, el que tuvo una favorable acogida de los críticos por  su mérito extraordinario, huérfana de madre cuando era aún muy niña la persiguió continuamente el infortunio y murió muy pobre, en el Hospital Civil de Guanabacoa el 25 de agosto de 1907.

Entre los  muchos poetas que se han destacado en la historia de Cienfuegos, publicando sus versos en revistas y periódicos, están  Luis  Insausti del Val, con el nombre de Luis  de Rioja, Francisco Cañellas, Saturnino Tejera y Ana Fernández de Velazco, Eduardo Benet Castellón con cerca de 20 libros publicados; el doctor Pedro López Dorticós, orador, poeta y brillante escritor, los doctores Bienvenido Rumbaut, José M. Vidal Fleites,  Alberto Villa-Amil, Juan Francisco López García, Rubén Darío Rumbaut, Juan  José Fuxá y Alcides Iznaga,  Zoila Rosa López de Rumbaut, Samuel Feijoo,  Aldo Menéndez, José  Luis Solimeno, Armando Lamelo, José L.  Castellanos,  Nivaria Tejera, Luis Gallardo, José Ramón Muñiz, Raúl Baldomero, Rosaura Clavero, Israel Díaz,  Hipérides Zerquera, Juan René Cabrera, Armando Caballero,  Gonzalo Pérez Galdós, Ricardo García y Rodríguez de Argumedo, Francisco Echazábal, Manuel Blanco y  Dionisio Martínez, entre otros  que harían interminable la relación.

Cienfuegos, desde su  fundación, fue cuna de destacados poetas, escritores y periodistas.  Actualmente cuenta con una nueva generación de poetas que se han destacado al calor de los programas de la Revolución, que propician el desarrollo de las nuevas generaciones de perlasureños, a los  que me referiré en otros trabajos.

Fuentes consultadas: Archivos históricos de Cienfuegos. Publicaciones de la prensa y de la Oficina del Conservador de la Ciudad, entre otras.

Please follow and like us:

Publicado Por: Manuel Varela Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − seis =