Con el pueblo y junto al pueblo todo es posible

Un nuevo año comienza y con él, seguimos los cubanos tras la conquista infranqueable de ir POR MÁS, con todas las generaciones juntas, porque en la nación socialista que construimos la suerte de todos, importa a todos.

Duro y desafiante fue para nuestro pueblo el 2019 que concluye, como lo calificó el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante el IV PerÍodo Ordinario de Sesiones del Parlamento, en su IX

Legislatura; pero la escuela de la Revolución -dijo-, nos ha curtido en la resistencia; demostrándonos que junto a ella: la unidad, la lucha y emancipación, resultan las principales claves de nuestras victorias.

Solo así, y acorazados bajo el orgullo nacional de ser libres e independientes, pudimos enfrentar un periodo donde no faltó el acoso y la persecución, a una Isla que sufrió en su economía y principales actividades de la esfera social, el yugo injusto y cruel de la administración estadounidense.

Se nos impusieron medidas coercitivas dirigidas a sabotear el comercio exterior, obstaculizaron las transacciones financieras con terceros países, incluyendo pagos, cobros y posibilidades de créditos; prohibieron y cancelaron cruceros, vuelos, remesas, servicios médicos, trasportación de combustible y seguros, provocando en el escenario nacional lamentables interrupciones o atrasos en importantes renglones productivos.

Prácticamente se propusieron asfixiar el país. Solo que ante el archiconocido libreto imperial -aunque más recrudecido en este 2019 con la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton -, toda Cuba se “apretó el cinturón”, como describiera magistralmente Díaz-Canel, ante el llamado al ahorro por parte del Estado y Gobierno cubanos.

Atendiendo a lo anterior, no se implementó ninguna medida de ajuste a pesar del costo criminal del bloqueo, por lo que el mandatario dijo que “¡Somos territorio libre de neoliberalismo!”, y aún cuando nos tiraron a matar en el Año 61 de la Revolución, “estamos vivos, (…) celebrando y empeñados en seguir ganando”.

Tras esa meta, conscientes de que somos continuidad y pensando entre todos como país, tres prioridades se delinearon este diciembre en la Asamblea Nacional del Poder Popular para enfrentar los ataques del enemigo, sin dejar a un lado el desarrollo de la nación.

La primera se reafirmó como la ideológica, estratégica en nuestra defensa desde las más profundas convicciones; y una segunda económica, encaminada a conquistar la mayor prosperidad posible para la población.

En ese sentido, enfatizó el Ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández ante el Parlamento, el pasado 19 de diciembre, se necesitan mayores producciones, más diversas y de mayor calidad; así como, entre otros, el desarrollo e incentivo de la inversión extranjera, priorizando las exportaciones y el encadenamiento productivo con la industria nacional, aspecto clave para una adecuada inserción del capital extranjero en el país”.

La tercera prioridad, en el alcance de una sociedad más equitativa, próspera y sostenible, corresponde al ejercicio legislativo, cuyo cronograma hasta el 2022 se aprobó también en la recién finalizada Asamblea Nacional.

En materia de leyes, lo más significativo en el año que concluye resultó la Proclamación de la Nueva Constitución de la República, en el mes de abril, la cual perfila nuevos senderos hacia la institucionalización del país, emergiendo de su implementación hasta el momento importantes leyes en dos períodos de sesiones, que perfeccionan el funcionamiento del Consejo de Estado, la propia Asamblea Nacional, las Municipales y los Consejos Populares.

Este 2019 que termina fue determinante, además, en la elección del presidente de la República de Cuba,  Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y en sesión plenaria igualmente, se designó por primera vez en estos años al Primer Ministro,  Manuel Marrero Cruz, así como al nuevo Consejo de Ministros, quienes tendrán la responsabilidad de ejercer el gobierno con el pueblo y para el pueblo.

De cara al 2020, cuando celebramos el año 62 de la Revolución, entre los retos más apremiantes destaca el ordenamiento monetario; el cual, de acuerdo a la máxima dirección del país, “(…) se encuentra en fase avanzada de estudio y aprobación (…)”, validándose actualmente -y de forma integral- “los resultados de cada tema, la elaboración de las normas jurídicas, la organización y ejecución de los procesos de capacitación, aseguramiento político y comunicación social”.

Cuba, por otra parte, leal a los principios solidarios que sustentan nuestra política exterior, se mantiene firme en su incondicional e invariable apoyo a la República Bolivariana de Venezuela y su Presidente Constitucional, Nicolás Maduro; al Gobierno y pueblo sandinistas, liderados por el presidente Daniel Ortega; rechaza enérgicamente el golpe de Estado al presidente Evo Morales en Bolivia y continúa en el actual año ratificando su simpatía y solidaridad con el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en México, y el de Alberto Fernández y Cristina Fernández, en Argentina.

Allí, dijo a inicios de diciembre último el presidente cubano durante un acto de solidaridad con la Isla, que “el escenario vuelve a ser de lucha por los derechos de los pueblos, por la unidad y la paz de nuestra región, y contra las dictaduras neoliberales y sus instrumentos militares, policiales, judiciales y mediáticos”, que engañan y manipulan a los pueblos.

En defensa de esos preceptos, la nación caribeña alzó su voz en 2019 desde la Decimoctava Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, en Bakú, Azerbaiyán; en el XXV Encuentro del Foro de São Paulo, en Caracas Venezuela; y ya en territorio nacional, lo hizo bien fuerte desde el Encuentro Antimperialista por la Solidaridad, la Democracia y contra el Neoliberalismo, y la celebración por el Decimoquinto Aniversario del ALBA-TCP, donde se reclamó la restitución de la inocencia de Lula, sus derechos políticos y su consiguiente libertad plena.

En el Aniversario 61 del Triunfo de la Revolución, nos queda todavía mucho por hacer, reconoce nuestro pueblo y la máxima dirección del país, pero el llamado permanente ha sido a crear, a concientizar los comportamientos cívicos como una obligación, a impulsar nuestra economía cumpliendo con el Plan 2020 y llevando  a feliz término la ejecución del Presupuesto del Estado para igual período, cuyo marcado carácter social evidencia que el perfeccionamiento de la Patria nuestra es con todos y para todos.

Solo así, construiremos los cubanos el hermoso país que nos debemos; sin miedos a amenazas foráneas que quieran desarticular a la nación.

Solo así, arrebataremos al imperio miles de victorias para nuestra causa, alzando en una mano la resistencia y en la otra, la permanente creación.

 

Please follow and like us:

Publicado Por: Radio Progreso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 7 =