Cuba contra el terrorismo: En defensa del derecho a la vida, a la paz, a la libre determinación y al desarrollo

A la historia de los pueblos tributa con mucha fuerza el poder testimonial que legan los moradores, aquellos que de una forma u otra dan fe de las secuencias de los acontecimientos cotidianos  de los cuales han sido protagonistas,  por vivirlos o ser partícipes en mayor o menor medida en cada uno de ellos.

Para abordar por ejemplo,  el tema del terrorismo  contra nuestro país, lógicamente se  necesita de una documentación   estadística, aunque  también es cierto que si se han vivido seis décadas aquí, ya el hilo narrativo tiene una parte del recorrido garantizado.

Cuando las Naciones Unidas  dedica una jornada a la conmemoración  y homenaje a las víctimas del terrorismo, una de las cuestiones más complejas de nuestro tiempo y una amenaza grave para la paz, en la mayor de las Antillas rendimos un sentido tributo a aquellas vidas truncadas.    

En Cuba como recordación a los que han sufrido la crueldad de un proceder tan criminal, el  6 de octubre se dispuso  oficialmente como el  Día de las víctimas del terrorismo de Estado.  

A través del tiempo, las distintas administraciones estadounidenses han sostenido al terrorismo como un instrumento permanente de la política exterior contra Cuba según consta  en varios documentos y hechos.  

Es en el año 1961 cuando se inician con mayor sistematicidad, como consecuencia del Programa de acción encubierta contra Cuba, aprobado el 17 de mayo de 1960 por el presidente de EE.UU. Dwight D. Eisenhower y que prosiguió Kennedy, con los denominados “grupos selectos” 

El Terrorismo  contra Cuba, en cifras

Una de las primeras acciones terroristas del Gobierno de Estados Unidos tuvo un  carácter monstruoso: El sabotaje el  4 de marzo de 1960 al buque francés  La Coubre que había cargado en  Europa un importante lote de armamentos y  fue saboteado por agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el punto de embarque; los artefactos explosivos hicieron detonación mientras se  realizaban operaciones de descarga en La Habana. Este acto terrorista dejó un saldo de 101 muertos, entre ellos marines franceses y centenares de heridos.

Luego, el  incendio y destrucción de la tienda por departamentos “El Encanto”,  el ataque a la Refinería “Hermanos Díaz”, en Santiago de Cuba,  y el  incendio del cine Riesgo, en la Ciudad de Pinar del Río, durante una función infantil, donde fueron heridos 26 niños y 14  adultos. 

Todavía estremece aquel ataque al caserío de Boca de Samá, norte holguinero, el  12 de octubre de 1971 cuando lanchas piratas procedentes de Estados Unidos  ametrallaron el  poblado con un plan dispuesto por la CIA y ejecutado por  una organización terrorista denominada Alpha 66. 

El 6 de octubre de 1976 Cuba se vistió  nuevamente de luto, esta vez  por uno de los actos terroristas más sangrientos y dolorosos vividos en la nación, el sabotaje en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación, en el cual murieron 73 personas frente a las costas de Barbados.

En la Plaza de la Revolución una multitud conmovida clamó por las vidas segadas; a la vez, que escuchaban el aliento oportuno de Fidel: “… La Revolución nos inculcó a todos la idea de la fraternidad y la solidaridad humana… Por eso el dolor es de todos, el luto es de todos, pero la invencible y poderosa fuerza de millones de personas es nuestra fuerza…”

Las modalidades de terrorismo empleados contra Cuba  han causado víctimas y cuantiosos daños materiales. De 681 acciones terroristas y la invasión de Playa Girón, probadas y documentadas, han perecido 3 478 mujeres hombres y niños, mientras otros 2 099 han quedado discapacitados.

Asimismo, la Seguridad del Estado de Cuba ha documentado 581 agresiones en 41 países contra representaciones de la isla en el exterior, la mayoría fraguados, organizados, financiados y ejecutados desde territorio estadounidense, por individuos que viven allí y han disfrutado de libertad al amparo de aquel gobierno.

Por  combatir  ese flagelo que es el terrorismo, cinco héroes cubanos fueron detenidos injustamente en Estados Unidos y, después de largos años de tenaz lucha y solidaridad internacional volvieron.  

Cuba en la lista de países que NO cooperan en la lucha contra el terrorismo

Ahora con el objetivo de desacreditar a Cuba y presionar a terceros países en sus relaciones con la isla, el Departamento de Estado estadounidense anunció la inclusión de  Cuba este año,  en una lista unilateral de países que NO cooperan en la lucha contra el terrorismo.

Carlos Fernández de Cossio, director general para EE.UU del Ministerio de Relaciones Exteriores, ha calificado el hecho como un acto político, deliberado y profundamente deshonesto.

El diplomático  también añadió que nuestro paístiene una posición vertical y consistente contra el terrorismo y la   intolerancia es absoluta en esta y otras esferas.

Todo lo anterior viene condicionado por la actitud de los Sectores del exilio cubano que  han pedido reiteradamente al gobierno de Donald Trump que volviera a   poner  a Cuba en  esa  su lista por los vínculos con Venezuela y Nicaragua.

Esas alegaciones tienen mucho que ver con el intento de perturbar  la posición inclaudicable de un pueblo solidario con sus hermanos latinoamericanos y la amenaza de su  inclusión en las Listas: primero en  la de los No cooperadores del terrorismo y luego  Patrocinadores si no se acatan los designios estadounidenses.

Este es un listado ilegítimo que  no tiene reconocimiento absoluto por ningún foro internacional y si permite ratificar a la mayor de las Antillas como un país para el cual la Solidaridad no es moneda de cambio y donde se defiende el pleno disfrute del derecho  a la vida, a la paz, a la libre determinación y al desarrollo.

Please follow and like us:

Publicado Por: Laudelina Manzano Bell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 5 =