Cuban Dancer

Cuban Dancer, del realizador italiano Roberto Salinas y la coreógrafa insular Laura Domingo Agüero, es el título del documental, estrenado —con éxito de público y de crítica especializada— en el más reciente Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, que sesionara en la Ciudad Maravilla.

Desde una óptica eminentemente objetivo-subjetiva, y con una apoyatura estético-artística por excelencia, la trama de dicho audiovisual gira alrededor de la historia del joven bailarín Alexis Francisco Valdés, quien debe reiniciar su vida y sus estudios académicos de ballet lejos de la patria que lo viera nacer y crecer.

Alexis es un estudiante de la Escuela Nacional de Ballet, que —por necesidades de índole familiar— debe abandonar el país en una época tan significativa para un ser humano: el ciclo vital que las ciencias de la salud denominan adolescencia. Las experiencias vitales de ese chico, cuyo talento como bailarín clásico ya es evidente, son condensadas mediante el lente inquieto del artista europeo y la exquisita sensibilidad que, en la labor coreográfica, le aporta la artista caribeña.

Alexis tiene una idea muy clara acerca de la profesión (la danza), que ha elegido de manera libre y soberana, ya que su forma idónea de expresión es —básicamente— a través del movimiento corporal, el cual convierte —como buen bailarín clásico— en sentimientos, emociones u otros estados subjetivos del yo.

Con apoyo en esa clara vocación hacia el arte de las puntas, enfrenta las vicisitudes propias de la emigración hacia la nación norteña, el cambio radical del método de enseñanza artística al que estaba familiarizado en la Escuela Nacional de Ballet, así como las complejas situaciones que debe encarar para materializar su sueño juvenil: ser bailarín. Ahora bien, ninguna de esas difíciles circunstancias lo desalientan en lo más mínimo en su empeño de pertenecer a la nómina del emblemático Ballet de San Francisco.

En declaraciones a la prensa local, Alexis refiere que, «para mí, es un orgullo llevar mi cultura a otro país [Estados Unidos]. Es mi forma de agradecer todo lo aprendido con mis profesores, tanto [cubanos como estadounidenses]. No puedo olvidar que, como cubano, mi cultura siempre me acompaña donde quiera que esté».

En ese documental, se describe una situación afectiva que mucho impactó a los realizadores: el re-encuentro de la familia de Alexis con la hermana, radicada en Estados Unidos desde hace algún tiempo. De ahí, que en ese audiovisual las emociones y relaciones interpersonales se expresen —en lo fundamental— a través de la coreografía, para que la danza pueda estar en íntima conexión con el discurso narrativo en que se sustenta la acción dramática.

Cuban Dancer es un documental que utiliza la danza para contar el universo subjetivo de Alexis Francisco Valdés, quien mira al futuro con sencillez y humildad, pero con esperanza e ingenuidad, características esenciales de la adolescencia; edad privilegiada de la existencia humana.

Please follow and like us:

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece + 18 =