Educación especial en Cuba: por una inclusión más plena

La Educación Especial en Cuba constituye una de las  obras  de mayor entrega y amor,  que apuesta por una inclusión escolar cada vez más plena. Creada hace 58 años goza de alto prestigio internacional y reconocimiento social por sus resultados en la atención a niños, adolescentes y jóvenes con necesidades educativas especiales, asociadas o no a discapacidad.

Fruto de la gran obra educacional en nuestro país sigue siendo una prioridad, y a pesar de las restricciones materiales, propias del bloqueo, el Estado garantiza los recursos tecnológicos necesarios para su continuo desarrollo y perfeccionamiento.

Beatriz Roque Morales, directora nacional de la Educación Especial, explica que el objetivo es lograr la máxima preparación integral posible de los educandos  en cualquier contexto, y afirma que la concepción de la inclusión educativa implica todo un sistema de recursos, apoyo y diseño de estrategias que permitan  allí donde estén, sea la escuela especial o la regular, la corrección o compensación de las necesidades que se identifican y la potenciación de sus logros.

Asimismo refirió como positivos la cobertura de atención y la calificación del personal docente que labora en las instituciones.

“En Cuba la escuela especial tiene carácter preventivo, inclusivo, diferenciado e intersectorial y tiene  la familia un papel protagónico durante todo el proceso, aspectos que se refuerzan  ahora con el tercer Perfeccionamiento Educacional”, afirmó.

A propósito de este señaló que se adaptan los currículos y se dan precisiones metodológicas para docentes y especialistas en los centros regulares de la educación, en los que además se cuenta con maestros de apoyo para el asesoramiento, intérpretes de Lengua de Señas, logopedas y psicopedagogos.

La especialista también comentó que la atención en la escuela especial no es obligatoria, es decisión de la familia, y tiene carácter transitorio.

Actualmente unos 33 639 educandos con necesidades educativas especiales son atendidos en 338 instituciones y nueve centros mixtos, cifras que han disminuido con los años, como consecuencia del aumento de alumnos en contextos regulares y del abordaje clínico temprano y más eficaz.

Un reflejo de la prioridad que recibe esta enseñanza es la continuidad de estudios y preparación laboral de mil  70 jóvenes en la ETP y la incorporación al empleo cada año de más de mil personas con discapacidad intelectual, en tanto cerca de 200 estudiantes con discapacidad visual, auditiva y físico-motora ingresan a la Educación Superior.

Please follow and like us:

Publicado Por: Liliana Soto Llorca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho + uno =