José Maceo: Un patriota inmenso

Trascender en la historia de Cuba  por la grandeza  y sus épicas acciones en la gesta liberadora del siglo Diecinueve, es el digno reconocimiento de la patria de hoy al Mayor General José Maceo Grajales.

Con cualidades excepcionales demostradas en el fragor de la guerra, al León de Oriente lo caracterizó también su resolución  al alzarse en la  Guerra Grande, o cuando se levantó en la Guerra Chiquita el 26 de agosto de 1879, donde fue el más sobresaliente  protagonista y también  al emprender las fugas de las prisiones españolas.

Según los testimonios de quienes acompañaron al héroe, su arrojo     llegaba al colmo de la temeridad, la astucia y la audacia frente al enemigo.

Aunque algunos de los que no simpatizan con la figura del general José, han intentado crearle la imagen de un hombre sanguinario, de incontrolable violencia, lo cierto es que indudablemente fue un guerrero intrépido.

Así lo definió el Mayor General Serafín Sánchez:

…”He tenido el honor  de conocer y tratar al General José. El General Gómez me lo recomendó mucho, pero no pensé que fuera tan honrado y tan patriota: los que lo critican no pueden estimar todo lo que vale, y hasta tal punto llega mi admiración y respeto, que si por cualquier desgracia lo mandaran como jefe de la invasión, yo no tendría inconveniente en ir a sus órdenes como segundo…”

El Generalísimo Máximo Gómez, en carta memorable a su esposa Bernarda del Toro elogió  al General de esta manera: “El General José Maceo era todo verdad, y por eso, para muchos parecía amargo. Descubrí en él la más grande y noble gratitud del león que la historia cuenta…”

Otro factor interesante en la vida de este gran cubano fue su sentido humano que se refleja por ejemplo, cuando se niega a fusilar a la espía Belén Botijuela, y le comunica a su hermano:”Dígale al General Antonio que la firme él, que yo no mato mujeres…”

También decir la verdad a las personas sin importar la graduación mayor o menor a la suya formó criterios desfavorables en torno a  José los que  intentaron  minimizar su imagen y rebajar su figura a la de un ser inculto y primitivo.

En un ensayo acerca del devenir histórico del Mayor General José Maceo Grajales, el periodista Joel Mourlot bien define al León de Oriente como el hombre en el cual primó sin lugar a dudas, el amor a Cuba porque peleó 12 años, sufrió prisión otros Dos, exilio forzoso por 14, siempre presto a dar por su país todo el concurso de su esfuerzo, de su innegable talento, de su inconmensurable coraje, el de su sangre, con la que regó diez veces la tierra sagrada de la patria, y su vida, ofrendada el 5 de julio de 1896.

 

 

 

Please follow and like us:

Publicado Por: Laudelina Manzano Bell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 3 =