La explotación sexual y la trata de personas: delitos y contemporaneidad

 

La explotación sexual y la Trata de personas constituyen temas difíciles de evaluar por la propia naturaleza criminal y su alcance a nivel mundial donde convergen  elementos clandestinos que favorecen la  conformación  de una red delincuencial que opera al margen del orden institucional de las naciones.

Datos de la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) refieren que hay como mínimo  2,5 millones de víctimas de trata de personas en un momento determinado y que el 79 por ciento tiene el propósito de explotación sexual.

Las redes inescrupulosas  y delictivas se aprovechan  cada vez más de las crisis migratorias, de los sistemas de asilos, las situaciones de pobreza, falta de educación, desastres naturales y guerras, para sustraer a los niños, niñas o adultos y venderlos a las mafias. En correspondencia con  todas esas problemáticas aumentan los  casos de desaparecidos que parten desde sus países buscando una vida mejor.

Después del  tráfico de armas, órganos y  drogas, la trata de personas se ubica entre los delitos transnacionales más lucrativos en la actualidad; por ello las Naciones Unidas para comprometer a los países en la lucha por erradicar este  flagelo promulgó y   puso en vigor en 2003 el Protocolo  para Prevenir, Reprimir y Sancionar la  Trata de Personas, el cual hasta 2020 ha sido ratificado por 176 Estados.

 Asimismo, cada 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el  Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños en oposición a un proceder despiadado que niega a las víctimas sus derechos y su dignidad.

En Cuba, como en todo el mundo se conmemora la fecha, con el seguimiento estricto a las  leyes, resoluciones y decretos que amparan  la seguridad de todos los ciudadanos. Además, existen instituciones que garantizan la prevención y protección ante ese delito con planes y normas jurídicas de “tolerancia cero” bajo cuyo principio  se elaboró el Plan de Acción Nacional para la prevención y Enfrentamiento de la Trata de Personas y la Protección a las Víctimas (2017-2020) instrumento fundamental en la actuación combinada entre el Estado y las organizaciones de la sociedad civil cubana.  

No obstante al sostenido trabajo de nuestro país en la aplicación de una política amplia de coordinación entre las entidades de la sociedad que inciden en  la temática de la trata de personas y la explotación sexual,  los Estados Unidos insisten en incluir  a la isla en el informe acerca de los países  vinculados con  el siniestro negocio del tráfico humano y el cual la nación caribeña rechaza.

De acusaciones infundadas conoce la nación antillana, de hecho, los sucesivos gobiernos de la Casa Blanca insisten en sus planes de acabar con la Revolución, entretejiendo campañas difamatorias como  la emitida el 14 de junio de 2004  en un informe del Departamento de Estado y al cual respondió el Comandante en Jefe en la  Epístola Número Dos al Presidente de Estados Unidos  George W. Bush.

“Dos nuevas infamias del Gobierno de Estados Unidos la inclusión de Cuba en otra de la prepotentes listas de quiénes pretenden ser amos del mundo (…) se acusa a nuestro país de participar en el tráfico de personas y se añade la vil calumnia de promover el turismo sexual.”

“Incluir a Cuba en una lista de países que practican el tráfico ilegal de personas es cínico. Algo aún más infame y repugnante, en ese prepotente informe que el Departamento de Estado se ve obligado a suscribir cada año es afirmar que Cuba promueve el turismo sexual…”

En los Argumentos, Fidel explica cómo ningún país del mundo ha proporcionado tanta protección física y moral, salud y educación a  sus niños como Cuba mientras, los  servicios de salud  han elevado las perspectivas de vida de 60 años o menos en 1959 a 76,13 años a la fecha.

Durante  el acto central por el aniversario 51 del Asalto al Cuartel Moncada, en Santa Clara el Comandante en Jefe señala que el   presidente estadounidense en su afán electorero continuó con las actitudes calumniosas y “…califica la industria turística  en Cuba  de turismo sexual, y a las personas procedentes de Estados Unidos como “pedófilos” y buscadores de placer”.

Más adelante,  Fidel  refiere que: “ Hay muchos en el mundo que conocen muy poco de la Revolución Cubana y pueden ser víctimas de las mentiras y engaños que el Gobierno de los Estados Unidos difunde a través de los medios de divulgación de que dispone.”

“…Pero hay también muchos, especialmente en los países pobres que conocen lo que es la Revolución Cubana(…)Sin duda esos muchos amigos, en cualquier rincón del mundo, se preguntarán cómo es posible que se lancen contra Cuba tan incalificables y groseras calumnias….”

Please follow and like us:

Publicado Por: Laudelina Manzano Bell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − cuatro =