López y Yant, dos joyas del voleibol cubano

En sus inicios, dos de los más talentosos jóvenes del voleibol cubano se enfrentaron muchas veces: Miguel Ángel López Castro por Cienfuegos y Marlon Yant Herrera en representación de Villa Clara. Sin embargo, juntos comparten trofeos, medallas, una bonita amistad y similares sueños: ubicarse entre los mejores jugadores del mundo y tocar la gloria olímpica.

López debutó en la liga argentina y ahora suena en Brasil con el Sada Cruzeiro. Con 190 cm de estatura sabe “volar” y empinarse sobre sus 23 años de edad. Su compatriota, de apenas 19 “abriles” y 204 cm de altura, brilló en el Chaumont 52 francés y se ha ganado un lugar en el Lube Civitanova italiano, campeón mundial de clubes.

Desde esos países accedieron a conversar con JIT, anteponiendo un saludo caluroso al pueblo de Cuba, en especial a la afición deportiva, por la llegada del nuevo año.

MIGUEL ÁNGEL HABLA “PORTUGUÉS”

¿Cómo se siente con sus nuevos compañeros?

Mi relación es excelente. Al principio fue complicado por el idioma y las costumbres, me costó adaptarme, pero ya me comunico bien y eso es genial.

¿Y con el técnico argentino Marcelo Méndez?

Me llevo muy bien, me ha enseñado mucho, se le reconoce a nivel mundial, tiene resultados y experiencia. Eso está ayudando bastante a mi desarrollo. Lo admiro por su trabajo y como persona. Su actitud inspira a los jugadores a salir a la cancha con la mejor energía y deseos de ganar.

¿Algunas experiencias?

El campeonato Mineiro estuvo muy interesante. Fue el inicio de la temporada y era importante ganarlo, ya que teníamos un rival fuerte en Minas.

En lo individual fui evolucionando: engorrosos los primeros partidos, no tuve constancia por el tiempo sin jugar, incluso sin entrar a una cancha. Eso afecta. Pero adelanté poco a poco y me sentí bien. Tuvimos un grato resultado para el colectivo.

¿Y en la Súper Liga?

Tenemos muchas posibilidades de ganar, pero con palabras no es suficiente, hay que trabajar, mejorar todos los días y ajustar detalles colectivamente. Contamos con jugadores, equipo y todas las condiciones. El rival más fuerte es Taubaté, con seis campeones olímpicos de Río de Janeiro 2016. De hecho, nos superó en las finales de la Súper Copa y la Súper Voli, torneos que se celebran aquí en Brasil.

Titular desde el comienzo de la temporada… ¿Cómo ha logrado ese rendimiento?

Los juegos iniciales exigieron mantener la estabilidad y constancia, pero ya he logrado la secuencia de rendimiento y una efectividad bastante alta, sobre el 55%. Incluso he tenido cuatro o cinco partidos seguidos por arriba del 65%.

Eso ha sido posible, pienso, por las ganas de entrenarme y jugar. Me dio más fuerza para enfocarme y tratar de conservar la posición por la que llegué aquí.

De hecho, luce más integral y ha mejorado su juego…

Más que todo a la defensa, que venía optimizando desde Argentina, donde aprendí a visualizar el brazo de los atacadores, a ubicarme mejor y reaccionar más rápido.

Al llegar aquí la idea era aplicar lo aprendido. Eso ha sido importante para mi desarrollo individual, y para seguir perfeccionando el ataque y el servicio. También en el bloqueo estoy bien, pero la meta es crecer como jugador.

Aspiraciones en este Club y en el voleibol…

Ganar torneos y experiencia; aprovechar las oportunidades en una liga reconocida mundialmente, y en un equipo ubicado entre los mejores del planeta. Mi edad beneficia el aprendizaje, y cuando me sienta un jugador sólido podría saltar a lides superiores como la de Rusia o Italia, ojalá sea a esta última.

Cuénteme de su vida en Belo Horizonte…

En los días libres no hay mucho que hacer debido a la COVID-19. Hay un rebrote en el estado de Minas Gerais y debemos cuidarnos. El cuerpo técnico aconseja que no “busquemos” el virus. Veo televisión, escucho música y me entretengo con los videojuegos…

Hay muchos lugares para pasear, pero apenas salgo al mercado o un restaurante para comer diferente. En Brasil tienen comidas típicas parecidas a las nuestras.

¿El clima, el idioma?

Llueve mucho y no es tan cálido como en Cuba. Resulta agradable. Para aprender el portugués veo los canales de noticias. Así lo escucho y leo.

¿Extraña a la familia y amigos?

Llevo tres meses y ya extraño. Uno cree acostumbrarse, pero no es posible estar lejos sin añoranzas. Ayuda la internet, que ha mejorado mucho y puedo comunicarme diariamente.

Ha ganado la admiración de la afición y la prensa…

Agrada llegar a otro país y ser querido por la afición. Si apareces en un lugar con diferentes costumbres e idioma, y no recibes cariño, entonces se suma otro peso al propio de los partidos y entrenamientos. En cuanto a los periodistas, me han acogido bastante bien y me bautizaron como “El cubano volador”. Ahora tengo que hacer honor a esos gestos.

¿Qué opina de Marlon Yant?

Somos buenos amigos. En la Esfaar Cerro Pelado, y cuando viajamos con la selección, compartimos habitación. Nos mantenemos juntos mucho tiempo. Es una gran promesa de nuestro voleibol, tiene solo 19 años y ya juega en un club importante con otros cubanos de nivel, como Robertlandy Simón, Osmani Juantorena y Yoandy Leal. Tiene un lindo futuro, aunque debe crecer y aprender todavía más.

¿Sus deseos para 2021?

Que mejore la situación mundial asociada a la COVID-19. Salud para la familia y tener un año bonito, querido, agradable. Para mí deseo seguir creciendo como persona y jugador, y continuar el camino elegido.

MARLON COMENTA EN “ITALIANO”

¿Cómo está en el nuevo club?

Me he sentido bastante bien desde que llegué. Jugamos la final de la Copa Italia contra un fuerte rival, Perugia, que se llevó la victoria. Participamos en la Liga de ese país y en la de Campeones, que ya consumió la primera ronda.

¿A qué aspira?

Milito en una gran escuadra de gran palmarés. Pienso mantenerme varios años y ganar como lo ha hecho este club antes. Aún no he tenido un partido como regular, pero espero con ansias la oportunidad. Mi propósito es figurar entre los jugadores más fuertes del mundo.

¿Cómo es su día cuando no se entrena?

Mi novia me ayuda a estudiar y yo a fregar y lavar, pues también trabaja. No tenemos mucho tiempo para pasear, pero caminamos por la ciudad o vamos a algún restaurante a almorzar. La pasta es mi preferida. Otras veces nos quedamos en casa, vemos películas o series, juego play station y estudio para obtener la licencia de conducción.

¿Le gusta el frío de Europa?

No mucho, pero un poco no es malo.

¿Extraña a la familia, se comunica con frecuencia?

Sí, extraño a la familia, a los amigos y compañeros de la selección nacional, pero siempre estoy en contacto con ellos.

¿Conocer a su hermana fue algo especial?

Sí, un momento increíble, la verdad lo esperaba hacía mucho. Gladys tiene 20 años y vive en Milán, así que vino hasta Civitanova.

¿Desde cuándo se relaciona con Miguel Ángel?

Cuando estaba en la Eide jugábamos en contra. Después llegamos al equipo nacional y logramos plata y bronce en los campeonatos mundiales sub-21 y sub-23, respectivamente. Nuestro último compromiso juntos fueron los Juegos Panamericanos de Lima 2019, donde alcanzamos plata. Esperamos muchos más éxitos con nuestra selección tricolor.

¿Qué pidió para este año?

Mucha salud para mi familia y las personas que conozco.

Please follow and like us:

Publicado Por: JIT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =