Matanzas, campeón de la pelota cubana

Matanzas venció este sábado 11×2 a Camagüey en el sexto partido del play off final, para conquistar el título de la 59 Serie de Béisbol de Cuba.

Colgados del brazo derecho del lanzador Noelvis Entenza, los Cocodrilos matanceros finiquitaron 4-2 el “dual meet” del adiós para obtener su primera corona con este nombre, después de probar las mieles del éxito bajo las denominaciones de Henequeneros (1970, 1990 y 1991) y Citricultores (1977 y 1984).

Entenza, un héroe inesperado después de una campaña dubitativa, mostró nervios de acero, precisión quirúrgica en sus envíos y amarró con fuerza a unos tímidos Toros delante de su público, en el estadio Cándido González, de Camagüey.

Ante más de 10 mil almas presentes en la instalación deportiva, los matanceros vitorearon los 104 lanzamientos de su pitcher abridor, autor de 6.1 entradas, con cuatro imparables, cinco ponches y tres boletos.

Esta vez, los serpentineros camagüeyanos no lograron detener el poder de los maderos visitantes y en el mismo primer inning el segunda base César Prieto rompió la racha de 14.2 innings sin permitir carreras en la postemporada del diestro Yosimar Cousín (2-1, 1JS), dueño de una derrota que no resta méritos a sus actuaciones precedentes.

Sin la velocidad acostumbrada, regado en sus lanzamientos y tímido semblante en el box, Cousín, de 21 años, soportó también el cuadrangular del torpedero Erisbel Arruebarruena en el segundo capítulo y debió entregar la bola con par de rayas en su cuenta, igual cifra de hits y tres bases por bolas.

En busca de serenar el ataque rival y levantar el orgullo de sus compañeros de selección, Yariel Rodríguez (4.1, 5C, 6H, 8K, 3BB), considerado uno de los mejores prospectos de la isla, frenó en seco a los Cocodrilos durante una hora de juego, pero en el sexto episodio soportó cinco rayas que enterraron cualquier futuro positivo.

Los ganadores festejaron, además, las conexiones de los jardineros Eduardo Blanco, Javier Camero y Raico Santos, mientras los perdedores soñaron con los golpeos del designado Leslie Anderson y el camarero Raico Santos.

Dos finales perdidas (2013 y 2014), cinco terceros puestos (2012, 2015, 2016, 2017 y 2018) y la parte más baja del ranking en 2019 matizaron el andar del nuevo titular en los ocho torneos anteriores, como si todo estuviese escrito en un guion para -en el momento justo- lograr un hecho inédito en la historia del béisbol de la isla.

La historia no miente: Matanzas perpetuó su estirpe en los libros de grandes hazañas, al convertirse en el primer equipo en escalar la cima, tras quedar en el último lugar de la lid anterior.

De esta manera, un total de seis selecciones han liderado los escalafones por primera vez, en este siglo XXI dentro del béisbol cubano: Holguín (2002), Ciego de Ávila (2012), Granma (2016), Las Tunas (2019) y ahora Matanzas (2020).

Please follow and like us:

Publicado Por: Radio Coco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 12 =