Mi novela de Radio Progreso

Como periodista nunca trabajé en Radio Progreso, pero como cubano fui tocado por su magia. Parte de la alegría y la espiritualidad diaria de mi familia, allá en lo profundo de las sabanas del Camagüey, entraba en casa con La Onda de la Alegría.

Un humilde radio agrícola nos permitía aquella visita de todas nuestras noches alumbradas con un candil montuno.

Aprendimos a sentir como de la familia a los personajes de Alegrías de Sobremesa; las hermosas y rotundas voces de Nocturno; la denuncia certera y clara de la poderosa columna radial Puntos de Vista, que me hizo descubrir el valor tremendo de un periodismo realizado con sentido de pueblo.

Con «Progreso» entraba en casa, casi como en un susurro, sin redundancias historicistas, un Martí delicadamente humano y políticamente trascendente, como lo hacían otros héroes cubanos y universales. Y también lo hacían héroes y heroínas románticas, amores y ternuras en radionovelas que nos llenaban de leyendas y ensueños.

Con «Progreso» discurría placentero, como en un espectáculo de cada noche, nuestro diario existir. Quién le iba a decir a aquel guajirito tímido que un día sería él quien entraría en «Progreso» a codearse con sus personajes y sus sueños. Casi parece otras de sus novelas, regalo de los 90.

Texto:

Please follow and like us:

Publicado Por: Radio Cubana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 12 =