Play Off final: Cousin domó a los Cocodrilos, Toros empatan la serie

Con un picheo de altos kilates de Yosimar Cousin, los Toros camagüeyanos le dieron el alegrón a la entusiasta fanaticada que colmó el Cándido González y vencieron a los Cocodrilos matanceros 8-0, para igualar las acciones a un triunfo por bando en la gran final de la pelota cubana.

El diestro de 21 años, se encaramó en el montículo una vez más como todo un veterano y le colgó ocho argollas en la pizarra a los yumurinos, tolerando apenas tres imparables en toda la ruta mientras liquidada a seis adversarios por la vía amarga.

La única complicación que tuvo en todo el partido fue en el segundo episodio cuando soportó un doblete de Javier Camero, propinó un pelotazo y regaló un boleto para congestionar las almohadas, pero resopló como toro bravío y dejó a Erisbel Arruebarruena y a Eduardo Blanco con la carabina al hombro para acabar con las amenazas.

“Los bateadores de Matanzas son muy incómodos, me basé en el control para dominarlos”, declaró al término del desafío.

Impetuosa salió la escuadra camagüeyana en el mismo primer capítulo fabricando un ramillete de tres anotaciones que a la postre serían decisivas.
Sencillo de Yorbis Borroto, Yoelkis Guibert, y Loidel Chapelli se combinaron con par de errores de Eduardo Blanco y César Prieto, para tomar la apreciable ventaja ante los envíos de Noelvis Entenza.

Nada más pudieron hacerle al derecho cienfueguero durante las 5.1 entradas que laboró pero nunca recibió apoyo ofensivo de su tropa y se llevó la derrota del choque.

Cerrando el octavo episodio, los anfitriones la emprendieron contra los relevistas Miguel Lahera (1.1El, 3H, 3Cl), Yaniel Blanco (1H, 1Cl) y Armando Dueñas (1El, 1H) y fabricaron un letal racimo de cinco carreras, destacando un triple remolcador del sustituto Luis González, un doble de Santiago Torres que limpió las almohadillas llenas y otro batazo de dos bases de Alexander Ayala que trajo a casa la última anotación de la tarde.

Así que, donde hay desquite no hay agravio y ambas escuadras viajarán este lunes hasta el Victoria de Girón de Matanzas con la serie pareja.

Yoanni Yera por los Cocodrilos y Yariel Rodríguez por los Toros, se enfrentarán en el primer duelo del martes.

Armando Ferrer y Miguel Borroto tienen la palabra

Armando Ferrer, timonel de los Cocodrilos de Matanzas. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

En la conferencia de prensa al término del choque, Armando Ferrer, timonel de los Cocodrilos hizo declaraciones sobre la derrota: “Este partido estuvo matizado por dos errores iniciales que prácticamente nos costaron el juego de pelota. El marcador se abrió en las postrimerías y realmente no bateamos. Muchas conexiones nos salieron de frente, pero con tres o cuatro hits no se puede aspirar a ganar en la pelota”.

Con respecto a posibles cambios en la alineación para el próximo partido, dijo:
“En un torneo tan corto como con un play off no puedo estar haciendo tantos cambios. Moví a Arruebarruena porque no ha hecho los ajustes necesarios y lo llevamos atrás para quitarle, no presión, pero si tensión, y nada, tampoco nos produjo ahí, pero independientemente de eso, Cousin nos lanzó muy bien. Para nadie es un secreto que el picheo de Camagüey tiene tremenda calidad, en este momento es de los mejores staff que hay en Cuba”.

En relación con la baja productividad de sus tres primeros bateadores en la alineación, Ferrer comentó: “César Prieto, Raico Santos y Yurisbel Gracial no han sido del todo efectivos, quizás están un poco desesperados, pero no se están ponchando y le pegan bien a la bola. Todo eso está en el béisbol, sobre todo en estos juegos de Play Off. Las esperanzas están cifradas en ellos. Si esa médula espinal no trabaja bien es muy difícil fabricar carreras”.

Miguel Borroto, mentor de los Toros camagüeyanos. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Por su parte, Miguel Borroto, mentor de los Toros camagüeyanos se mostró feliz con la victoria y fue autocrítico en relación con la derrota de la jornada anterior: “Nosotros tenemos una consigna en el equipo que es jugar partido a partido. En el primer choque las cosas no nos salieron bien, tuvimos imprecisión en la dirección y eso cuesta en los juegos cerrados.

“Hoy trajimos a Cousin y ya vieron la actuación que hizo, muy parecida a la salida que tuvo en el Latinoamericano. Ayer, quizás nos desesperamos con la rotación de picheo pero ese es el béisbol. De los cuatro semifinalistas este es el equipo que más está bateando, hemos conectado 25 hits aquí en el Cándido González”.

Hablando sobre la entrada de Loidel Chapelli y de Luis González en el partido, Borroto expresó: “Hace tiempo que Chapelli está bateando y González es un muchacho que da unos jonrones descomunales. Ahora se nos pone todo más difícil porque aquí hay mucha confianza y compenetración entre todos y ellos me piden jugar”.

Antes de despedirse, comentó sobre lo útil que han sido los refuerzos santiagueros, sobre todo Santiaguito Torres: “No quiero mejores refuerzos que ellos, por su disciplina, entrega y talento. Si tuviera que elegir entre todas las segundas bases de Cuba me quedaría con Santiago Torres. Nadie sabe lo que hace ese muchacho dentro y fuera del terreno”.

Santiago Torres sigue siendo una bujía importante para los Toros. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Oferta de domingo en el estadio Cándido González. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Erisbel Arruebarruena lleva nueve ponches entre semifinal y final. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Leonel Segura anotó la cuarta carrera del juego. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

César Prieto cometió un error a la defensa en el primer inning que costó una carrera. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

¿Lágrimas de cocodrilo? Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Noelvis Entenza soportó tres carreras, todas sucias. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Yorbis Borroto ha sido también muy importante para los Toros, tanto a la ofensiva como a la defensa. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Please follow and like us:

Publicado Por: Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cinco =