Regresa el Ballet Lizt Alfonso al Coliseo de La Habana Vieja

El Ballet Lizt Alfonso es la primera agrupación danzaria que, después de varios meses de cuarentena, como consecuencia de la pandemia desencadenada por el nuevo Coronavirus, retorna a la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, los días 23, 24 y 25 de octubre, para festejar el aniversario 29 de la fundación de esa emblemática compañía.

El programa artístico incluye la reposición de fragmentos de los aplaudidos espectáculos Fuerza y compás, Alas, Elementos y Latidos, todos con coreografía de la primera bailarina y maître Lizt Alfonso, para beneplácito de los amantes nacionales y foráneos de dicha agrupación.

Constituye una verdadera fiesta para el espíritu disfrutar de las magistrales actuaciones de los bailarines, ya que combinan —con elegancia y naturalidad dignas del más cálido elogio— la técnica académica, la interpretación teatral y la espiritualización de esos dos indicadores sobre los cuales se estructura el estilo fusión, que identifica —desde hace más de dos décadas— a la compañía insular, y que consiste —básicamente— en mezclar con indiscutible perfección estético-artística los más disímiles géneros danzarios y ritmos locales e hispanos.

Por otra parte, los integrantes del Ballet Lizt Alfonso son legítimos exponentes de la acendrada cubanía que signa a la agrupación, en cualquier escenario nacional o extranjero, donde ha actuado y cosechado grandes éxitos de público y de crítica durante sus 29 años de fecunda vida artística.   

Los bailarines dominan —con precisión y seguridad— los presupuestos teórico-prácticos en que se sustenta el estilo único e irrepetible de danzar que caracteriza a la compañía, y además, les aportan a esos ritmos «reyoyos», al decir del doctor Rogelio Martínez Furé, Premio Nacional de Literatura, la dosis exacta de virtuosismo técnico-interpretativo, gracejo criollo, y demás características psicológicas que configuran la personalidad básica de la población mestiza, que vive, ama, crea y sueña en la mayor isla de las Antillas, y que —según el sabio, don Fernando Ortiz (1881-1969)— deviene el resultado del «ajiaco» multi-étnico-cultural que nos distingue como nación y como pueblo.

El auditorio y los colegas de la prensa especializada que cubren esas funciones de lujo, pueden apreciar —con meridiana claridad— la excelencia artístico-profesional que singulariza a los danzantes, quienes celebran —por todo lo alto— el cumpleaños 29 del Ballet Lizt Alfonso. ¡Felicidades!  

Please follow and like us:

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 7 =