Agradece el Presidente de Cuba los buenos deseos del Papa Francisco para nuestro pueblo

Un agradecimiento al Papa Francisco «por sus buenos deseos hacia los cubanos dondequiera que estén» envió el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a través de Twitter.

«Muchas gracias, Su Santidad, por sus buenos deseos hacia los cubanos dondequiera que estén. Contamos con todos los que aman a #Cuba para salir de la difícil situación que atravesamos con la pandemia de la #COVID19 y el recrudecimiento del #Bloqueo», señaló el Jefe de Estado cubano en respuesta a un tweet publicado por la cuenta oficial del Sumo Pontífice de la Iglesia católica.

De aliento y esperanza fueron las palabras enviadas por el Papa Francisco este 8 de septiembre, Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba.

«Hoy quiero presentar nuevamente a los pies de la #VirgendelaCaridad del Cobre la vida, los sueños, las esperanzas y dolores del pueblo de Cuba. Que dondequiera que haya un cubano, experimente la ternura de María, y que Ella los conduzca a todos hacia Cristo, el Salvador», publicó.

Minutos antes de responder al Papa, el Presidente de Cuba había publicado en su cuenta: «Mis respetos para los cubanos devotos de la Virgen de Regla y la Santa Patrona de #Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, a las que se honra los días 7 y 8 de septiembre, respectivamente. Agradezco y acompaño plegarias por la salud y la prosperidad de la nación».

¿Cómo se proclamó la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba ?

Un numeroso grupo de veteranos de nuestra guerra de independencia suscribió y envió el 24 de septiembre de 1915, una carta a su Eminencia el Papa Benedicto XV, solicitándole reconocer a la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba.

Cerca de dos mil veteranos mambises cabalgaron en peregrinación ese día de septiembre desde Santiago de Cuba hasta El Cobre, para apoyar la petición al Papa. Al frente de la caballería estaban los mayores generales del Ejército Libertador cubano, Jesús (Rabí) Sablón Moreno, y Agustín Cebreco Sánchez, junto a otros oficiales y soldados.

Como se conoce, la Virgen de la Caridad fue venerada con devoción por los soldados mambises que la llamaban la Virgen Mambisa, a quien se encomendaban espiritualmente antes de iniciar cada combate.

En relación con la leyenda de la aparición de la imagen de la virgen sobre las aguas de la Bahía de Nipe, la destacada historiadora Doctora Olga Portuondo  Zúñiga, dice: «Hasta ahora el testimonio ofrecido por Juan Moreno en 1687 ha sido entendido como absolutamente fiel a una realidad concreta pasada. Y sin embargo, de ella sólo contiene la verdad esencial, alusiones arquetípicas, metáfora útil  para explica la epopéyica  formación del pueblo de Santiago del Prado»:

Imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre en su santuario, en el poblado santiaguero de El Cobre. Foto: Estudios Revolución

«Fragmentos de la versiónde Onofre de Fonseca con la exégesis de Bernardino Ramírez, 1701

«De la admirable y portentosa aparición de la imagen de María Santísima de la Caridad, en una tabla sobre las aguas del mar, en la bahía de Nipe

«Habiendo entrado el siglo xv– (1606) y fundándose, como se ha dicho, por S.M. Católica el referido lugar de las minas del Cobre, sucedió que saliendo del hato de Varajagua (perteneciente a dicho pueblo) a buscar sal a la bahía de Nipe tres hombres, los dos de ellos indios naturales del país, llamado el uno Rodrigo y el otro Juan de Hoyos, hermanos, en cuya compañía iba por tercera persona un negrito criollo del referido pueblo, nombrado Juan Moreno (que sería de edad como de nueve a diez años, y fue el que teniendo setenta o setenta y uno, hizo la mejor declaración como testigo de vista): estos tales, luego que llegaron a la antedicha bahía de Nipe, se alojaron en un paraje que llaman Cayo Francés, y también Vigía; y cómo hicieron mansión allí aquel DÍA, intentaron al siguiente salir a la costa en una canoa, en solicitud de sal, lo que no pudieron llegar a ejecutar por los malos vientos y alteración del mar; ni tampoco al otro día se determinaron a emprender el proyectado viaje porque aún se mantenía el tiempo sin bonanza; cuya demora les tenía bastantemente afligidos; pero, acabado el tercero, reconociendo ya el mar tranquilo desde media noche del cuarto día entrante, y sereno el tiempo trataron de buena madrugada emprender el viaje el que verificaron luego con esperanzas de llegar a salvamento, según lo anunciaba lo favorable del tiempo, así que empezaron a bogar los remos, apartados algún trecho de dicha Vigía o Cayo, porque principió a aclarar la luz del día; y con el sosiego que el mar tenía, entre la confusa luz descubrieron los tres navegantes, a larga distancia, un bulto blanco, a manera de aquellos pájaros que vuelan casi tocando con las alas sobre las olas del mar; con esta novedad, cargaron más los remos, hicieron un esfuerzo por seguir el bulto, que venía al encuentro del mismo camino que ellos llevaban; ya más claro el día, e inmediatos a la visión reconocieron que aquello que les parecía una ave, era la imagen de María Santísima, ave de gracia llena; pareciéndoles también, venir volando hacia donde estaban ellos, con este caso maravilloso, arrimaron la canoa, y tomando la imagen en sus manos, la introdujeron en ella: traía un niño hermosísimo en la mano izquierda, y en la diestra una cruz de oro.

«Absortos de todo lo visto, y mas reconociendo que venía sobre una reducida tabla, que era la barca donde navegaba sin fluctuarse en ella, ni mojarse siquiera su vestido: y resueltos ya a seguir el viaje les detuvo ver que en la tablilla que venía (y se les quedó sobre el mar) estaban unas letras escritas de bastante proporción, la que también tomaron; y Rodrigo de Hoyos que sabía leer, vio que decían las refreridas letras YO SOY LA VIRGEN DE LA CARIDAD.

«Por fin, tomando esta joya tan peregrina, y la tablilla igualmente, siguieron el rumbo de su comenzado viaje a la salina, en donde habiendo llegado recogieron tres tercios de sal, los que formaron de una hoja que echan las palmas en esta isla, y que llaman yaguas: socorridos ya de lo que buscaban, volvieron a emprender la vuelta a la Vigía, la que hicieron con suma alegría, no tanto por haber logrado lo que solicitaban, cuanto por llevar consigo el tesoro tan precioso de nuestra Señora, que habían hallado sobre las aguas del mar.

«Llegados que fueron a tierra, envicando y asegurando en ella la canoa celebraron a la divina Virgen, colocándola, lo más decente que pudieron, en una de las camas, nombradas barbacoas, que tienen los naturales para su descanso, mientras que aceleradamente se disponían para volverse con su divino hallazgo al sobredicho hato de Varajagua, de donde vinieron, distante más de quince leguas de la enunciada Vigía, habiendo otras tantas del referido hato de Varajagua al lugar del Real de Minas del Cobre, adonde por último se llevó».

El 8 de diciembre de 1869, fuerzas mambisas al mando del Brigadier Félix Figueredo ocuparon el poblado de El Cobre, luego de que las tropas españolas abandonaran su guarnición en la Hospedería y en el Santuario. Esa ocasión fue aprovechada por los soldados mambises para visitar el Santuario y ofrecerle sus respetos a la virgen.

Se dice que Carlos Manuel de Céspedes también lo visitó y, acompañado por numerosos vecinos y soldados le rindió tributo a la virgen mambisa.

En respuesta a la solicitud de los veteranos mambises, el papa Benedicto XV mediante prescripto pontificio de 10 de mayo de 1916, declaró a la imagen de la Caridad y de los Remedios, Patrona de la República de Cuba.

La primera coronación canónica de la virgen por decisión del papa Pío XI ocurrió el 20 de diciembre de 1936, por el Arzobispo de Santiago de Cuba, en ocasión de celebrarse allí el Congreso Católico Eucarístico, al que asistieron miles de feligreses y los Obispos de Camaguey  de Cienfuegos y de La Habana.

La segunda coronación también ocurrió en Santiago de Cuba, el 24 de  enero de 1998, pero esta vez la solemne ceremonia la realizó personalmente el papa Juan Pablo II, quien colocó en la mano derecha de la imagen de la virgen un rosario de oro y perlas.

Publicado Por: Granma

Granma nació el 3 de octubre de 1965, fecha de mucha relevancia para la historia de la Revolución cubana. Granma tiene como objetivo principal promover mediante sus artículos y comentarios la obra de la Revolución y sus principios, las conquistas alcanzadas por nuestro pueblo y la integridad y cohesión de todo nuestro pueblo junto al Partido y a Fidel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 13 =