Al quinto juego la final de la Serie Sub-23 de Béisbol

Con jit decisivo de Randy Alonso, Villa Clara dejó al campo a Santiago de Cuba y forzó el quinto y decisivo partido de la final de la VII Serie Nacional Sub-23 de Béisbol.

Un excelente espectáculo brindaron ambas novenas en el cuarto choque por la corona, decidido de forma dramática por el noveno en la tanda de los Azucareros frente al relevista Eider Pérez.

El drama del noveno inning comenzó cuando Pérez ponchó a Luis Darío Machado, pero el receptor santiaguero no retuvo la bola y el bateador ganó la primera base.

El robo de la segunda almohadilla por un corredor emergente, tras una confusión con el conteo del bateador Leonardo Montero, y un rodado por el cuadro de este, pusieron la ventaja en tercera base.

Luego de que Pérez pasara intencionalmente al emergente enviado por el alto mando de los locales, con hombres en las esquinas, el noveno bate Alonso hizo el resto en conteo de tres y dos para desatar la euforia en el estadio Augusto César Sandino.

«Estaba preparado para un lanzamiento que viniera en zona y salió la conexión para la banda contraria. Así pude traer la carrera de ganar. Estoy muy contento y preparado para buscar el campeonato en el próximo partido», expresó el alegre Alonso a JIT.

Antes del desenlace, el juego transcurrió con una paridad asombrosa, al punto de que ambos conjuntos fabricaron dos carreras en la tercera entrada. 

El abridor de los locales, Oscar Hernández, soportó la embestida de las Avispas, a pesar de que no estuvo en su mejor tarde. Pese a ponchar a siete bateadores, permitió siete inatrapables, dos carreras limpias y otorgó dos boletos, primeros en toda la postemporada a su cuenta. 

«Tuve un momento complejo en el juego. Se me quedaron varios lanzamientos en zona y me pudieron conectar, pero afortunadamente me recuperé y pude «caminar» y ayudar al equipo», destacó Hernández.

El zurdo villaclareño debió abandonar el juego por cantidad de lanzamientos a la altura del sexto capítulo. Dio paso al apagafuegos Jan Edwin Cabrera, quien sofocó la amenaza de los visitadores con almohadillas congestionadas. Retiró a los cuatro bateadores que enfrentó para adjudicarse la victoria.

«Hicimos algunos cambios en el line-up que dieron resultado. Pusimos énfasis en la disciplina en el home plate y fue fundamental. Estábamos convencidos de que ganaríamos hoy y desde el domingo decidimos que el abridor del quinto partido será Dairon Casanova. Tenemos toda la confianza en él y saldremos a buscar el campeonato», aseguró Julio César Álvarez, director del equipo Villa Clara.

Por los santiagueros está anunciado Wilber Reyna, principal carta de triunfo del mánager Eddy Cajigal, lo que inclina ligeramente la balanza a su favor. Sin embargo, no puede descartarse a los villaclareños y hoy lo demostraron. 

Publicado Por: JIT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × cinco =