Bodas de sangre: espectáculo de lujo en el Festival La Huella de España

El Ballet Nacional de Cuba (BNC), Patrimonio Cultural de la Nación, que jerarquiza la primera bailarina Viengsay Valdés, y la Compañía «Antonio Gades», que dirige la maestra Stella Arauzo, llevaron al legendario Teatro «Martí» la puesta en escena del ballet Bodas de sangre, basado en la obra teatral del poeta, escritor y dramaturgo granadino, Federico García Lorca (1898-1936).

Esa reposición forma parte del programa artístico de la trigésima edición del Festival «La Huella de España», que del 12 al 16 de junio tiene lugar en la «Ciudad Maravilla», y en esta ocasión, está dedicado a la comunidad autónoma de Castilla y León.

La trama de ese clásico de la literatura y la dramaturgia universales narra la historia de una novia que rechaza un matrimonio impuesto por la «programación socio-cultural» hispánica, y se fuga con el hombre a quien verdaderamente ama. La primera bailarina Viengsay Valdés y el bailarín principal Darío Hernández (BNC), una figura joven que mucho promete, interpretaron los papeles de la «novia» y el «novio», mientras que los bailarines solistas Álvaro Madrid y Esmeralda Manzanas, así como la maestra Stella Arauzo, les prestaron pie y alma a los personajes de «Leonardo», «La Mujer» y «La Madre», respectivamente, todos muy bien secundados por integrantes del cuerpo de baile de las dos agrupaciones. 

Dicha obra deviene el rescate de uno de los títulos emblemáticos en la historia de una de las mejores compañías de danza clásica, a escala internacional. Esa reposición constituye un indudable acierto por parte de la dirección del BNC, ya que en 2023 se celebra el aniversario 125 del natalicio de García Lorca y los 90 años del estreno de Bodas de sangre; tragedia en tres actos y siete cuadros, que —si bien el dramaturgo granadino había terminado de escribirla en 1931— no subió a las tablas hasta 1933 por parte de la Compañía dirigida por los maestros Josefina Díaz y Manuel Collado.

En este año, también se festeja el aniversario 75 de la constitución y primera función pública, en el teatro Auditórium, del Ballet «Alicia Alonso» (hoy BNC), y del aniversario 45 del estreno por parte de la compañía insular —en el entonces Teatro «García Lorca»— del ballet-teatro concebido por el primer bailarín y coreógrafo Antonio Gades (1936-2004), con apoyo en el texto original de García Lorca por medio de un montaje realizado por el propio Gades, para homenajear a la agrupación que aquel año festejaba sus tres décadas de fundada, y a la cual pertenecía —por aquel entonces— el lamentablemente desaparecido artista español.

Desde la vertiente coreográfico-dramatúrgica por excelencia, entre los muchos valores estético-artísticos que posee dicha obra, habría que destacar su gran poder de síntesis (Gades llevó a la danza lo esencial de la historia garcialorquiana), y la forma sui generis en que esa historia se le relata al auditorio, como si se tratara —por ejemplo— de cuadros cinematográficos;  influencia del séptimo arte que encontramos con mucha mayor fuerza en la escena final: el duelo, acaecido entre el «novio» y el «amante», y coreografiado casi en «cámara lenta».

Bodas de sangre es —sin duda— una de las obras paradigmáticas en el repertorio clásico del BNC, no solo en la mayor isla de las Antillas, sino también en muchas de las plazas foráneas, donde la agrupación caribeña ha presentado esa joya de la danza de todas las épocas y todos los tiempos.

Esa puesta retorna a escenarios nacionales después de más de una década de ausencia, y lo ha hecho para llenar de luz, color y buena vibra la edición 30 del Festival «La Huella de España», que —por medio de la historia, la danza y la cultura— funde en cálido abrazo a dos naciones. De ahí, que el público ovacionara, con «afecto y respeto ternísimos», al decir del genio martiano, el óptimo desempeño artístico-profesional de los bailarines cubanos y peninsulares.

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Jesús Dueñas Becerra. Ejerce como colaborador la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa, en especial, en la emisora de la familia cubana: Radio Progreso. Su actividad fundamental es la crítica de danza y cinematográfica, así como las artes escénicas y las artes plásticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho + 5 =