Celebra la UNEAC aniversario 62 de su constitución

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) llegó el pasado martes 22 de agosto, a su cumpleaños 62. En el «Hurón Azul» de la UNEAC, la locutora y periodista Rosalía Arnáez, miembro de la Asociación de Cine, Radio y Televisión, leyó un comunicado emitido por la Presidencia Nacional de la organización, que reúne a lo que más vale y brilla de la intelectualidad, y en el que se felicita calurosamente a todos los miembros a lo largo y ancho de la mayor isla de las Antillas.

Y, además, se evocan los años fundacionales de la UNEAC, en respuesta a una solicitud formulada por el Comandante Fidel Castro Ruz (1926-2016) en su histórico discurso, pronunciado en la Biblioteca Nacional «José Martí», en junio de 1961.

En el auditorio, se encontraban dos eminentes miembros fundadores: la primerísima actriz Verónica Lynn, Premio Nacional de Teatro, y Premio Nacional de Televisión, así como la primera bailarina y maître Aurora Bosch, Premio Nacional de Danza, y una de las cuatro joyas del ballet cubano y universal, quienes se dirigieron al escritor Luis Morlote Rivas, presidente de la UNEAC, y a los colegas que participaron en esa celebración, para expresarles cuánto orgullo sentían por ser parte de esa gran familia, que es —sin duda alguna— la UNEAC.

Como parte del programa cultural confeccionado al efecto, se presentaron una agrupación titiritera, artistas circenses y declamadores de la estatura artístico-profesional de los primerísimos actores Corina Mestre y Alden Night, quienes recibieron calurosas ovaciones por parte del público.

Por último, los integrantes de la emblemática Orquesta Aragón llenaron de auténtica música cubana, alegría, luz, color y buena vibra los jardines de la sala «Villena», acariciados por la brisa vespertina y por el sonido inimitable de la  Charanga Eterna, cuyos actuales miembros interpretaron números contemporáneos y clásicos, entre los que se destacaron: Cachita, La Reina Isabel, Calculadora y un popurrí, que incluyó el bolero Nosotros, del compositor Pedrito Junco (1920-1943), los cha, cha, cha El bodeguero, del maestro Richard Egües (1923-2006), Premio Nacional de Música, y Pare Cochero, del compositor Marcelino Guerra (1913-1996), con el que la orquesta de casa concluyó su exitosa presentación en los jardines de la UNEAC.

No quisiera finalizar esta crónica, sin antes destacar dos hechos relacionados con la «Reina de las Charangas Cubanas» que llamaron mi atención: si bien el maestro Rafael Lay Bravo, director de la Aragón, se hallaba presente, decidió cederle la dirección de la orquesta a su hijo, el violinista Rafael Lay Jr., quien —al dirigir a los «aragones»— evocó en mi memoria poética la figura de su ilustre abuelo: el maestro Rafael Lay Apesteguía (1927-1982); y por otro lado, el maestro René Herrera, recién incorporado a la agrupación, realizó los floreos con una flauta de madera; «instrumento de los dioses del Olimpo», que —según el maestro Efraín Loyola (1919-2011), el «sinsonte cienfueguero»— «es la que mejor registra el sonido [cubanísimo] de la charanga». Por lo demás, es la misma Orquesta Aragón de ayer, de hoy y de siempre.

Desde el Sitio Web de Radio Progreso felicitamos a los miembros de la UNEAC por su cumpleaños 62.        

Like (0)

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Jesús Dueñas Becerra. Ejerce como colaborador la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa, en especial, en la emisora de la familia cubana: Radio Progreso. Su actividad fundamental es la crítica de danza y cinematográfica, así como las artes escénicas y las artes plásticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 16 =