Cuando de enfrentar a la Coivid-19 se trata debe reivindicarse la prudencia

Las cifras de  casos positivos  al virus SARS-CoV-2  se elevan en  el país y con ello el índice  de contagiados, críticos, graves  y fallecidos. Así es la información que desde las primeras horas de la mañana escuchamos  los cubanos.

¿Pero todos interiorizamos a la par  esos datos pormenorizados que ofrece el Doctor Francisco Durán, casi a punto de quedarse sin voz de tanto exhortarnos a cumplir disciplinadamente las medidas higiénico-sanitarias exigidas ante la  circulación de variantes genéticas del virus más trasmisibles y letales?

Pensamos que no lo suficiente, y vuelvo  con el tema desde la región santiaguera donde me encuentro actualmente que bien pudiera ser cualquier parte del país, pues las explosiones o rebrotes están en todo el territorio nacional, excepto el municipio Especial Isla de la Juventud.

Y es que continuamos observando  que  en las  principales arterias de la ciudad de Santiago de Cuba dígase por ejemplo, las avenidas Victoriano Garzón, Las Américas o  las calles Aguilera o Enramadas, a determinadas horas fundamentalmente de la tarde los transeúntes disminuyen y los agentes del orden público  cumplen sus funciones;  en cambio, en los repartos continúan con muchos jóvenes y niños jugando en las calles con nasobucos mal puestos o sin ellos y del distanciamiento ni hablar.

Aunque se disparan las alarmas y siguen creciendo los números de santiagueros contagiados o aislados por ser contactos, a las consignas de Quédate en Casa  se le adiciona ahora una estampa citadina  dicha por alguien que, sentado en un bordillo de la populosa y hoy aquietada Aguilera aclamaba: No salgan, Caballeros

Esa frase dicha de manera  jacarandosa no es más que la expresión consciente del pueblo  de que algo  no estamos haciendo bien, en algún punto estamos fallando.

Y como bien expresaba el profesor Calviño este martes, se trata de no inhibirse por inhibirse, sino de conocer lo que potencialmente es negativo dentro de este contexto de la COVID-19, porque el momento requiere de prudencia, mucha prudencia. 

Publicado Por: Laudelina Manzano Bell

Periodista de Radio Progreso, que atiende el equipo de redacción del horario despertino para la programación informativa de la emisora de la familia cubana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − Nueve =