En fase de prueba planta de Labiofam en Cienfuegos

La planta de producciones varias del Grupo Empresarial Labiofam, en la provincia de Cienfuegos, está en fase de pruebas para su puesta en marcha, tras una inversión tecnológica con vistas a elevar el rendimiento y la calidad de sus surtidos, a pesar del recrudecimiento del bloqueo y la incidencia de la Covid-19.

Rafael Moya Rodríguez, especialista del área de ingeniería de Labiofam en el territorio, explicó que se realizan los ensayos dinámicos del equipamiento, así como los de hermeticidad en las tuberías, la piscina de enfriamiento y la línea de agua caliente, para comprobar que los componentes funcionan según su diseño.

Ante las dificultades para conseguir la tecnología necesaria, ocasionadas sobre todo por el hostigamiento del Gobierno de los Estados Unidos  contra Cuba, algunos de los equipos adquiridos eran de uso y debieron repararlos antes de activarlos; no obstante, ajustan detalles para cuando comience la producción definitiva..

La fábrica, ubicada en el municipio montañoso de Cumanayagua,  utiliza algunas de las nuevas áreas, como la de percolación ―con cuatro percoladores y un filtro―, donde obtienen las tinturas o extractos fluidos con la calidad requerida para la elaboración del anticatarral Asmasán, líder de la instalación, expresó Moya Rodríguez.

Agregó que concluyeron el montaje de un compresor y un espacio para el bombeo de la miel de abeja usada en la fabricación del Asmasán y  que el centro dispondrá de varios sitios para completar el ciclo productivo, puesto que junto al de percolación contará con cuartos para premezcla, mezcla, enfriamiento, envasado, etiquetado y foliado.

Moya Rodríguez, aclaró que, como parte de la preparación para el futuro funcionamiento de la industria, 21 obreros, en su mayoría jóvenes, recibieron una capacitación por parte del Centro Nacional de Certificación Industrial y seis de ellos se formaron como operadores integrales, quienes trabajarán en la parte tecnológica, mientras que el resto se encargará de las actividades de apoyo.

La planta tiene capacidad para unos 450 mil frascos al año, en diferentes formatos, la moderna instalación se convertirá en un complejo que contribuirá a humanizar el trabajo, a la vez que permitirá incorporar otras líneas como medicamentos sólidos y en polvo para uso veterinario,  microorganismos eficientes, sirope para refrescos, jugos naturales de frutas y tés medicinales.

Publicado Por: Manuel Varela Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 2 =